28 marzo 2016

AGUR, IÑAKI


Pues eso, Iñaki López. Que me vais a perdonar, pero dejo de ser espectador de “La Sexta Noche”. Despídeme de Andrea Ropero. No creas que no lo siento, porque las tertulias políticas siempre me han resultado interesantes, y Andrea y tú hacéis muy bien vuestro trabajo. A base de seguridad, paciencia infinita y buen criterio, consigues que parezca fácil moderar un programa complicadísimo. Me interesan las entrevistas y la opinión de los contertulios, sea o no semejante a la mía. Pero he llegado a mi límite de tolerancia con Eduardo Inda. No tiene nada que ver con diferencias ideológicas. Seguro que me crees. Muchas otras veces se me había pasado la idea por la cabeza, pero lo ocurrido el pasado sábado terminó de decidirme.

Paso por el Inda que convierte todo en un enfrentamiento personal, el Inda demagogo, el tergiversador, el de las medias verdades, el que hace el ridículo una de cada dos veces que habla, el obsesivo patético. Aguanto con esfuerzo al Inda sobradete, al que no deja hablar a nadie y exige que todo el mundo le deje hablar a él. Soporto a duras penas, pero lo soporto, al Inda mentiroso, al tramposo, al miserable. Pero, cuando anteayer sacó a relucir el historial delictivo del padre de uno de los contertulios como último recurso para descalificar sus opiniones, el programa completo se desequilibró hacia el lado malo por muchas otras virtudes interesantes que tuviera. Hice memoria, y al no poder recordar un momento más sucio en mi larga trayectoria de aficionado a las tertulias políticas, decidí algo tan sencillo como no volver a ver nunca más “La Sexta noche”. Pulsé el botón del mando a distancia y me invadió una gran sensación de alivio.

No sé lo que pasó después. Supongo que le echarías del plató, o se disculparía o lo que fuera. Ya me da igual. Recordé a un viejo amigo, que tomó esta misma decisión meses atrás y desde entonces repite que “de Eduardo Inda también se sale”. Espero que os vaya muy bien a Andrea y a ti. Seguro que volveré a ver tu buen trabajo en otros programas, pero juro que ya no en “La Sexta noche”. Agur, Iñaki. Un abrazo.

3 comentarios:

Miguelón dijo...

Mucho has tardado en cambiar de canal... Lo malo es que Inda es como una plaga, que parasita todas las cadenas: lo mismo está en La Sexta noche que en Al rojo vivo; en las mañanas de cuatro que en Antena 3 o en Telecinco. Y, por supuesto, en otros engendros televisivos con el 13 del mal fario en su nombre. Desde que veo su jeta asquerosa u oigo esa voz... aghhh, cambio de canal o, directamente, apago la tele, no sea que le entre algún virus.

Victor Guallar dijo...

Miguelón:
He leido tu comentario varias veces y no puedo estar MAS de acuerdo contigo, Inda es como el cáncer aparece por metástasis en todas partes. Yo cambio de canal, pero entonces aparece el Paco, sí, el Paco Maruhenda y ya el vómito es automatico. Pongo dibujos animados, temiendo la aparición de alguno más. Miedo me dan.

Anónimo dijo...

Pues sí, Marhuenda, otro que tal baila... Hay muchos tertulianos que se repiten más que el ajo, que hablan de todo sin saber de nada y que, encima, pretenden sentar cátedra; pero estos dos elementos son para echarles de comer aparte. ¡Qué cruz nos ha tocado con ellos!