11 marzo 2016

HERMOSO FUTURO DE MIERDA


A la hoguera “Destino España”. Es un programa que estuvo bien en su día, pero ahora sobra. En TVE deberían dejar de reemitirlo y quemar ese montón de reportajes caducos en los que se ve cómo diferentes personas procedentes de todo el mundo viven en España perfectamente integradas, aportando su trabajo y su ilusión por construir una sociedad mejor. Eso no nos más que cursiladas, viejas ideas ingenuas y trasnochadas que hacen peligrar nuestro maravilloso y democrático modo de vida.

Es fundamental que los ciudadanos de bien que pagamos impuestos y cumplimos las leyes nos informemos en el “Telediario” de La 1 de lo sensato, importante, oportuno, imprescindible y racional que es cerrar las fronteras de Europa a esas miles de personas que nos incomodan y nos amenazan con su existencia desde detrás de las fronteras. Necesitamos empaparnos de todas esas razones que cuentan en la tele nuestros gobernantes para poder creernos sus argumentos y olvidarnos de que antes no pensábamos así. Pero el mundo cambia y nosotros con él si queremos continuar siendo ciudadanos de bien, pagando nuestros impuestos y cumpliendo las leyes en defensa de la paz y el bienestar.

¿Y cómo vamos a hacerlo si, mientras el “Telediario” hace su noble labor, en La 2 la dinamitan reemitiendo esos viejos capítulos de “Destino España” en los que hace dos o tres años (qué tiempos) mostrábamos orgullosos lo guays y acogedores que éramos con quienes venían a vivir con nosotros, lo mucho que nos queríamos, lo bien que iba todo siendo amigos y trabajando juntos. Si es que esta semana tuve que aguantar a una sonriente chica inmigrante decir que lo que más le gustaba de España era lo bien que acogíamos a todas las personas, fueran de donde fueran. ¡Un horror! Si es por fastidiar, podían rematarnos reemitiendo aquellos viejos capítulos de “Españoles en el mundo” en los que éramos nosotros los que cruzábamos fronteras buscando una vida mejor. Pero, eso ya no ocurre, ¿verdad? Hoy todos somos ricos y felices. Olvidemos tan lejano pasado y avancemos con paso firme hacia este hermoso futuro de mierda.