13 marzo 2016

JORGE SANZ EN ATACAMA


Con periodicidad cíclica, cada cinco años tienen lugar en el planeta dos fenómenos excepcionales de la naturaleza: la floración de las patas de guanacos en el desierto chileno de Atacama y la emisión en la televisión española de un nuevo capítulo de “¿Qué fue de Jorge Sanz?”. Ambas maravillas son más parecidas de lo que pudiera parecer en un primer momento: en los dos casos se trata de prodigios fascinantes que brotan en medio de condiciones durísimas. En los dos casos han sido necesarios muchos años para que muy lentamente se vayan acumulando las condiciones que las van a hacer posibles. Y sobre todo en los dos casos los espectadores de los fenómenos quedan absolutamente fascinados por lo que están viendo.

Las patas de guanacos son unas flores chilenas de belleza y sencillez extremas. Durante cinco años sus semillas permanecen latentes y dormidas bajo la tierra del desierto más árido del mundo. Y de pronto, gracias a los aires y a la humedad que trae a la costa pacífica de América del Sur ese fenómeno meteorológico llamado “el Niño”, las semillas explotan y Atacama se tiñe de un color rosa intenso. También durante cinco años Jorge Sanz –y su representante Eduardo Antuña- permanece dormido en cualquier sitio menos una cama en medio del erial que compone la ficción televisiva nacional, hasta que el Niño Trueba David- sopla, Jorge se despierta, comienza a sonar un tristísimo saxofón, y nos encontramos con un nuevo capítulo milagroso de la mejor serie española de periodicidad quinquenal.

Después las patas de guanacos se secan y el ciclo vuelve a empezar. Cinco años precisos entre floración y floración. David Trueba ha declarado su intención de realizar un capítulo de “¿Qué fue de Jorge Sanz?” cada cinco años, que es el tiempo necesario para acumular la humedad y las ideas geniales que requieren cada episodio. Ahora todos duermen. Esperaremos a que el Niño caliente el Pacífico oriental otra vez. Sabemos que dentro de cinco años el desierto de Atacama se coloreará de rosa, pero no tenemos ni idea de dónde se despertará Jorge en 2021.