27 julio 2010

PASSEIG DE GRÀCIA

Barcelona. Passeig de Gràcia. Medianoche. Nada más entrar en la habitación del hotel comienzo a arrepentirme de no haber comprado una de esas increíbles magdalenas que vi al pasar por delante de una franquicia de una famosa cadena de cafeterías. La cena fue magnífica, llena de risas y postres. Pero aun así la idea de aquellas magdalenas comienza a crecer en apetito. El deseo. También tengo sed y no me apetece saquear el minibar.

Decido olvidarme de todo. Me pongo una camiseta vieja para dormir y enciendo el televisor para ir perdiendo la consciencia. Jordi González advierte de que en breve Melchor Miralles explicará los motivos de su ruptura con Pedro J. tras treinta años de colaboración conjunta. Me interesa y decido permanecer despierto. Ahora están hablando de los controladores aéreos. La ausencia de la magdalena se va haciendo cada vez más grande. Siento calor. La bebida. El presentador da paso a la publicidad: "Pero que nadie se mueva porque va a ser un corte muy breve". No aguanto más y me animo. Me visto y salgo a la calle. Sólo he pasado media hora escasa en el hotel, pero ahora me encuentro el Passeig de Gràcia casi desierto. Me acerco hasta la cafetería. Está cerrada. La magdalena salvaje se despide para siempre pero yo empiezo a vagar en busca de algún sitio abierto en el que sustituir con bebida el muffin de nueces de macadamia y plátano. Camino un par de manzanas. Bajo la luna llena la casa Batlló es más orgánica que nunca. Podría temblar levemente o cambiar de postura en cualquier momento. Al fin encuentro un autoservicio en el que compro agua con gas, fría y francesa, que guardo en la mochila. Vuelvo al hotel sin prisas, montado en un golpe de brisa, encantado y asqueado a la vez por esta Barcelona sublime y elitista, hipócrita y radicalmente hermosa.

Entro en la habitación y enciendo de nuevo el televisor. Acaba de terminar la publicidad y Jordi González está dando no sé qué cantidad de dinero a no sé quién que envió no sé qué. Saco de la mochila una botella, la abro y comienzo a beberla a la espera de la entrevista con Melchor Miralles.

1 comentario:

Surfing 32 dijo...

Quiero una muffin de nueces de macadamia y plátano!!!!!!!!!!