07 julio 2010

RENDICIÓN PREVENTIVA

De verdad, tíos, yo que vosotros ni lo intentaba. ¿Para qué? Me estoy dirigiendo a todas las cadenas que hoy no van a emitir el partido entre España y Alemania. Tomaros un par de horas de vacaciones. Dejad la pantalla en negro. Dad la tarde libre a vuestro trabajadores. Nadie va a notar nada por la sencilla razón de que nadie va a estar sintonizando vuestras emisoras. Ni el Tato. Si la emisión del España-Paraguay consiguió un 80% de share, ¿os imagináis lo que va a conseguir hoy el partido de mayor categoría que jamás ha jugado una selección española integrada por el mejor equipo de futbolistas de la historia de España? ¿El 98%? ¿El 99%? ¿Quizá el 99,8%? Entonces, ¿para qué vais a gastar un duro los demás si en el mejor de los casos vais a conseguir hacer un share que comienza por cero coma? Insisto, ni el Tato.

Ni aunque la familia entera del Tato fuera a ser entrevistada en "El diario de Patricia" (que ya sé que ya no es "de Patricia", pero me encanta fingir que no me he enterado) y confesara que el supuesto hijo del Tato es en verdad hijo de su hermana, que resulta ser una transexual orgullosa. Incluso así el programa de Antena 3 no lo vería ni el Tato. Ni aunque el Tato hubiera concursado semanas atrás en "Password", se hubiera llevado el bote de muchicientos miles de euros teniendo a Chiquito de la Calzada como pareja y hoy emitieran ese programa a las ocho de la tarde. Ni así el Tato vería hoy Cuatro. Ni aunque el Tato fuera el único español viviendo en las Islas Hokimori y "Españoles por el mundo" le dedicara en exclusiva una de sus entregas a las nueve y media de la noche. Sin ninguna duda El Tato dejaría grabando "Españoles por el mundo" pero vería en directo el España-Alemania. Lo siento, Wyoming, pero hoy pasa de ti hasta el Tato.

Así que, queridas cadenas que no sois Telecinco, rendiros de forma preventiva y suspended las emisiones de ocho a once. Nadie se va a enterar, y vuestras estrellas, desde Patricia (que ya sé que no es Patricia) hasta Wyoming, se alegrarán de unirse al Tato y ver también ellos el partido.