05 diciembre 2010

HOLMES, SHERLOCK HOLMES


Cuando le preguntaron a David Hume por sus razones para no querer continuar su famosa “Historia de Inglaterra” o iniciar cualquier otra obra, el filósofo escocés contestó que era demasiado viejo, demasiado gordo, demasiado perezoso y demasiado rico para hacerlo. La tele no es demasiado vieja (aunque puede que pronto sea demasiado antigua), ni demasiado gorda (aunque puede llegar a ser demasiado pesada), ni demasiado perezosa (aunque a veces es demasiado vaga para buscar nuevas fórmulas), ni demasiado rica (jamás una cadena televisiva se lamentará de ganar demasiado dinero), así que cuando le preguntaron a la tele si quería continuar las aventuras de Sherlock Holmes, el famoso detective creado por Arthur Conan Doyle, la BBC dijo que sí. Y ahí está “Sherlock” (domingo, TNT).

“Sherlock” es la continuación de Sherlock Holmes porque sitúa al detective en el siglo XXI y, aunque sigue viviendo en el 221B de Baker Street, tocando el violín y sacando de quicio a Lestrade, también tiene portátil y una página web. Watson, el amigo de Holmes, sigue siendo un sensato médico que actúa como perfecto contrapunto de la deslumbrante personalidad del detective, pero acaba de volver de la guerra de Afganistán y tiene un blog en internet. Y Moriarty sigue siendo el archienemigo de Holmes. La primera temporada de “Sherlock” es cortita (sólo tres episodios), pero muy adictiva. Y es una serie que hace que recordemos que el problema de la tele no es que sea demasiado vieja, demasiado gorda, demasiado perezosa o demasiado rica. El problema de la tele es que a veces se empeña en mirar a los que la miramos con la misma desconfianza con la que Holmes mira a las mujeres. Si la tele confiara más en los espectadores, series como “Sherlock” acabarían matando a los viejos, gordos, perezosos y ricos concursantes de “Gran Hermano”.

¡Ah! Y no tenga miedo de que el Sherlock Holmes del siglo XXI le decepcione. En “Quantum of Solace”, última película de James Bond, el agente 007no dice la famosa frase: “Me llamo Bond, James Bond”, traicionando a la tradición; pero en “Sherlock” veremos a Holmes diciendo “elemental” mientras desgrana deducciones con una lógica tan implacable como bella. Se llama Holmes, Sherlock Holmes.

5 comentarios:

J dijo...

El Watson original también luchó an Afganistán.

Cantón dijo...

Y el Holmes original nunca dijo "elemental".

Anónimo dijo...

J: supongo que no es la misma guerra de Afganistáb, esa es la gracia.
C: te equivocas. Sí lo dijo. Lo nunca dijo es "elemental, querido Watson".

ivan dijo...

Efectivamente Holmes si dijo a menudo lo de "elemental" e incluso "mi querido Watson" pero nunca juntos, asi que ahi el articulo no comete ninguna equivocacion. Particularmente era algo exceptico con la serie, pero he devorado los tres capitulos y me han sabido a muy poco...

Cantón dijo...

Ay! Me la envaino pues. Y eso que los leí todos (con 12 años, eso sí).