15 diciembre 2010

¿QUIÉN COÑO SE LO IMPIDE?

Dicen que el filósofo ficticio Jean-Baptiste Botul dijo que si el cine fuera un arte, se sabría. Pues sí, todo el mundo sabe ya que el cine es un arte que incluye desde las patadas circulares de Chuck Norris a la inolvidable despedida de Rick e Ilsa en “Casablanca”; sin embargo, todavía hay despistados que creen que si la televisión fuera un arte, se sabría. Pues sí, la televisión es un arte, y si alguien lo duda sólo tiene que tomarse la molestia de sentarse delante del televisor y ver la serie “Boardwalk Empire” (lunes, Canal +). Es fácil, sólo hay que dejarse llevar a la Atlantic City de 1920, en tiempos de la Ley seca, y olvidar las profecías de Jack Bender.

¿Quién es Jack Bender? Nada menos que el productor ejecutivo y director de, entre otros, el último episodio de la serie “Perdidos”. Bender sostiene que “Perdidos” es la última gran serie de la historia de la televisión, y que no volveremos a disfrutar de una serie tan cara, tan ambiciosa y con tantos medios. La predicción de Bender ha durado tanto como un delantero centro bueno, bonito y barato en el mercado de invierno. “Boardwalk Empire” es una serie cara (el primer episodio costó 18 millones de dólares), ambiciosa (el gran Martin Scorsese es el productor ejecutivo y dirigió el primer capítulo) y con los medios suficientes como para que lo importante sean los fines. Terence Winter, creador de la serie y uno de los guionistas principales de la inmortal “Los Soprano”, ha parido una obra de arte a la altura de nuestro tiempo, que es la altura de la edad de oro de la ficción televisiva. Bender debe estar ahora mismo tragándose sus palabras con tomate y mostaza.

“Sólo quiero una oportunidad”, le dice alguien a Nucky Thompson (interpretado por Steve Buscemi), mitad político y mitad gánster. “Esto es Norteamérica, ¿quién coño te lo impide?”, contesta Nucky. ¿Quiere dar una oportunidad a la televisión? “Boardwalk Empire” es una serie de la HBO que ahora emite Canal +, como “Mad men”, “Daños y perjuicios” o “¿Qué fue de Jorge Sanz?”. Y “CSI” se emite en Telecinco. Y “Bones” en La Sexta. Y “Castle” y “House” en Cuatro. Y “Doctor Mateo” en Antena 3. Y “Cuéntame” en TVE. ¿De verdad quiere dar una oportunidad a la televisión? ¿Quién coño se lo impide?

2 comentarios:

Azul (MrBlue) dijo...

Absolutamente de acuerdo!

Cantón dijo...

Lo audiovisual (sin distinciones) es un arte, sí, como también lo es el óleo con el que Velázquez pintó a sus hilanderas, y mi sobrino, un borranchón al que le puso mi nombre (la comparación no es muy afortunada porque el borranchón de mi sobrino despierta ternura, y Sálvame, el vómito).