04 diciembre 2010

IMPOSIBLES SETENTA Y CINCO

Es mentira: Woody Allen no cumplió el otro día setenta y cinco años. Es imposible. Tendrá... no sé... cuarenta y muchos, a lo mejor cincuenta y algo, pero setenta y cinco, ¿setenta y cinco?, ni borracho. Setenta y cinco espero tenerlos yo algún día; los tiene mi vecino que anda todo fastidiado por algo de las cervicales; me cuentan que un profesor de instituto amigo mío se jubila ya este año, dentro de pocos tendrá setenta y cinco. Pero Woody Allen, no. Hay personas cuyo trabajo es tan importante que la propia identidad del individuo se vuelve secundaria y dependiente de su obra. Alvy Singer, -que es Woody Allen en "Annie Hall"-, anda comenzando la cuarentena. Sandy Bates, -que es Woody Allen en "Stardust memories"-, tendrá cuarenta y cinco o así. Joe Berlin, -que es Woody Allen en "Todos dicen I Love you"-, puede acercarse bastante a los sesenta. Así que, haciendo la media... Woody Allen tendrá... pues eso, cincuenta o así. Y los va a tener para siempre, raro privilegio que sólo está al alcance de pocos genios.

Dicen los psicólogos que vemos a las demás personas como si siquieran teniendo siempre la edad con la que las conocimos. Mi amigo Ramón, al que conocí en el patio de mi colegio, siempre será Ramonín. Edu y Álvaro, con los que me encontré en sus veintenas, siempre serán veinteañeros. Yo mismo me veré siempre con la edad que tenía cuando descubrí quién era. Pero mi certeza de que Woody Allen no pasa de los cincuenta no es un fallo perceptivo. Es una seguridad empírica que nace de darse cuenta de que Woody Allen ya es más Alvy Singer, Sandy Bates o Joe Berlin que el mismo Woody Allen. Por eso voy a ver el peazo ciclazo con el que TCM celebra el 75 aniversario del cineasta con la media sonrisa del que está en un secreto que pocos comparten. No importa. Nueve peliculazas de las mejores que ha realizado el neoyorquino a lo largo de este diciembre y el próximo enero. Véanlas y se darán cuenta también de que la prensa ha cometido un extraño error estos días cuando se ha referido al cumpleaños del viejo, -ah-, Woody.

1 comentario:

Álvaro dijo...

Muy bueno, si señor. Y que dure otros 75.