24 diciembre 2010

MALOS TIEMPOS



Me merecen todo el respeto los periodistas que son dueños de sus ideologías, y no me merecen ningún respeto los periodistas que son esclavos de sus ideologías. Da igual que sean de izquierdas o de derechas. Me merecen todo el respeto los periodistas que ponen sus simpatías al servicio de sus razonamientos, y no me merecen ningún respeto los periodistas que ponen sus razonamientos al servicio de sus simpatías. Me merecen todo el respeto los periodistas que primero analizan la información desde su punto de vista y después sacan conclusiones, y no me merecen ningún respeto los periodistas que primero sacan conclusiones y después buscan cómo llegar a ellas analizando la información. Hay de los dos tipos en cualquier punto del arco político. Me merecen todo el respeto los periodistas que no disimulan las opiniones políticas que inevitablemente tienen y desde las que hablan, y no me merecen ningún respeto los periodistas que ocultan sus opiniones políticas fingiendo una demagógica y metafísica independencia, como si tuvieran el atributo divino de carecer de punto de vista y estar en contacto con la realidad objetiva de los sucesos. Me merecen todo el respeto los periodistas que dejan que la actualidad vaya cambiando su visión del mundo, y no me merecen ningún respeto los periodistas que retuercen cuanto haga falta la realidad para que siempre su ideología previa salga confirmada, los que jamás cambian de opinión en un debate, los que siempre dicen lo que su audiencia quiere oír sabiendo que eso es lo único que buscan la mayoría de las audiencias.

Quizá todo lo anterior se entienda mejor con un ejemplo: me merece todo el respeto Iñaki Gabilondo, y su desaparición del día a día de la radio y la televisión políticas es una pésima noticia que marca un auténtico día negro para el periodismo español. Ha habido pocos como él, y en la actualidad los que quedan ya son poquísimos. Se mire por donde se mire, corren malos, -muy malos-, tiempos para los periodistas a los que respeto y buenos, -buenísimos-, tiempos para los periodistas a los que no respeto.

1 comentario:

gero dijo...

Considero a Iñaki Gabilondo uno de los mejores periodistas del país!
A ver donde recala ahora. Espero que siga ofreciendo lo de siempre en un buen medio.