11 noviembre 2012

ALGUNAS SEMANAS Y TREINTA AÑOS

Hace poco, algunas semanas, se estrenó una importantísima serie de divulgación científica que bate marcas de audiencia en todo el mundo. Se trata de “Cosmos”, obra de Carl Sagan, reconocido astrónomo de la Universidad de Cornell, y se emite en TVE. Vale, es ligeramente impreciso decir que la serie se estrenó hace poco, algunas semanas. Siendo extremadamente puntilloso y afinando con rigor exquisito, habría que aclarar que la serie se estrenó en España en... 1982. Se estrenó hace poco, algunas semanas o, lo que viene a ser lo mismo, algunas semanas y treinta años. Dice Enric González que cuando en Madrid son las seis de la tarde, en Nueva York son las doce del mediodía de diez años después. Los espectadores que asistimos fascinados a “Cosmos” vivimos el año 2012 en 1982. La máquina del tiempo existe: es la buena divulgación científica, la que hace que nos adelantemos en el tiempo sin necesidad de viajar a velocidades cercanas a la de la luz. Por eso es este momento, el año 2012, cuando procede escribir la reseña de “Cosmos”.

“Cosmos” fue, sin duda, la serie de documentales más importante de la historia y, -permítanme compartir con ustedes esta trivialidad-, uno de los cinco o seis fenómenos televisivos que marcó mi vida para siempre. Es una bellísima defensa del pensamiento racional y quizá el canto de amor más apasionado nunca visto a lo que todos tenemos en común y por tanto es esencial a nuestra condición humana. Nunca un científico enseñó tanto y tan bien a tantos millones de personas de todas las partes del planeta sobre aspectos tan variados de la ciencia, y es imposible no emocionarse al pensar qué hubiera podido hacer posteriormente si la enfermedad no hubiera acabado con él de forma tan prematura. Sagan hubiera celebrado este 7 de noviembre su 78 cumpleaños en lo que ya se conoce en todo el mundo como el Carl Sagan Day. De seguir vivo probablemente estaría emitiéndose en las televisiones de todo el mundo una serie documental que debería esperar a 2042 para ser comentada con justicia por la crítica televisiva. Sólo por eso TVE debería volver a a emitir ahora la serie que acaba de estrenar hace poco, algunas semanas. Algunas semanas y treinta años.