16 noviembre 2012

JULIO IGLESIAS QUEDÓ EL CUARTO


Una de las anécdotas más chiripitifláuticas de la historia de nuestra televisión fue protagonizada por Julio Iglesias y el presentador Miguel de los Santos durante el festival de Eurovisión de 1970. Miguel debía marcharse inmediatamente en cuanto terminara la retransmisión del certamen, por lo que ambos resolvieron grabar previamente al festival la entrevista que supuestamente se realizaría después. Como ninguno de los dos podía adelantar el puesto en el que quedaría Julio, optaron por una ingeniosa solución: grabar tres entrevistas diferentes, una en la que España quedaba en la parte central o inferior de la clasificación, otra en la que nuestro puesto estaba entre los primeros y una tercera final en la que Julio Iglesias comentaba su victoria con “Gwendolyne”. Después el realizador incluiría en un falso directo la que procediere.

Miguel de los Santos fue un tibio y demostró no tener el fuste y la raza periodística de Hermann Tetsch. El editorialista de Telemadrid debía grabar el miércoles su crónica habitual, obviamente centrada en la glosa y el desglose de la huelga general. Como el propio paro le dejó sin equipo para hacerlo, Tersch, corto y perezoso, grabó su intervención el martes. Podría haber comentado en el texto la extemporaneidad de su discurso, podría haberse presentado como una víctima de la dictadura sindical cuya única rebeldía pasaba por grabar una crónica anacrónica. Pero, siguiendo ese principio de cierto periodismo que se pregunta por qué la realidad no va a ser lo que a uno le salga de los huevos, Tertch decidió fingir que hablaba tras la jornada de huelga. Podría haber grabado tres editoriales; en uno comentaría el fracasazo sindical, en otro aceptaría un cierto empate entre él y el mundo, en el tercero cantaría el éxito de los convocantes. Pero eso para Tertsh habría sido cosa de cobardes, así que sólo grabó el primero. Si hubiera estado en la Eurovisión de 1970, Tertsc sólo hubiera grabado la entrevista que lamentaba la derrota del cantante. Ya se las apañaría después el realizador al comprobar que Julio Iglesias quedó el cuarto.