25 noviembre 2012

AY, AY, AY


Una madrina de boda no debe llevar un vestido más deslumbrante que el de la novia. Queda feo. El presentador de una conferencia no debe hablar más que el ponente. No procede. Un notario del “Libro Guinness de los récords” no debe acudir a un intento de récord para entrar en el “Libro Guinness de los récords” señalando que, si hay récord, él habrá batido el récord de ser el notario Guinness de los récords que más récords ha certificado para el “Libro Guinness de los récords”, lo que le permitirá entrar en el “Libro Guinness de los récords”. Queda feo, no procede y encima es un lío.

“Informe semanal” es noticia. Mal vamos. El Consejo de Informativos de TVE denuncia que el equipo del programa sufre presiones y expulsiones por negarse a firmar reportajes con una línea editorial impuesta. El director del programa, Jenaro Castro, responde negándolo y denunciando estar no ante “un comunicado profesional sino una estrategia política”, lo que también podría ser no un comunicado profesional sino una estrategia política.

Allá los contertulios de “Sálvame” si han decidido imitar la mediática y económicamente muy provechosa estrategia de Belén Esteban: ser a la vez objeto, sujeto y comentarista de la noticia. Pero los servicios informativos de TVE deberían difundir noticias, no generarlas. Y si lo hacen, algo va mal.  Hubo quejas porque la noche de las elecciones vascas TVE primó la comparecencia del representante del PP (cuarto partido más votado) sobre la del de EH Bildu (segundo más votado). Las hubo cuando el informativo relegó a segundo lugar el rechazo del Tribunal Constitucional al recurso de inconstitucionalidad del PP a la legalidad de los matrimonios homosexuales. Las hubo cuando Canal 24H desconectó con la rueda de prensa de Ana Botella sobre la crisis del Madrid Arena justo cuando llegaban las preguntas… para hablar de “Un juguete, una ilusión”. Las hubo tras el panegírico que “Informe semanal” dedicó a Esperanza Aguirre cuando abandonó la política activa. “Pragmática y defensora a ultranza de sus principios liberales, Esperanza Aguirre es una superviviente y una luchadora”. Ay. “Considerada el ariete, el bastión liberal del PP, muchos aseguran que ha hecho durante su mandato despuntar Madrid”. Ay, ay. “En su despedida fue igual de sincera y práctica que siempre”. Ay, ay, ay.