04 noviembre 2012

JUZGADOS CON TASAS SIN TASA

¡Alberto, tío, páralo todo que esto te lo arreglo yo! Va en serio, colega, detén esa reforma judicial que te traes entre manos que… Ay, perdón, señor Ruiz-Gallardón, es que me entusiasmo, me acelero y con las prisas pierdo las formas. No debería tomarme tantas confianzas, pero es que esto que traigo entre manos es gordo. Tan gordo como que no va a hacer falta condenar al repago a los ciudadanos por acudir a la justicia…¡y a la vez tu colega Cristóbal Montoro va a recibir lo que quiere: engordar Hacienda haciendo caja en los juzgados, que es de lo que se trata!


Andan las cosas tan mal que si los españoles tuviéramos presupuesto para viajar, por ejemplo a la India, podríamos decir que desde fuera España se ve mejor pero desde dentro dan ganas de llorar. Mantengamos la calma. ¿No disponemos de una burbuja aún mayor que la burbuja inmobiliaria, pero con la ventaja de que aún sigue creciendo y no corre peligro de estallar? Sí: la inmensa burbuja rosa del corazón y el famoseo. Pues que paguen quienes viven de ella. Que lo paguen todo. Lo suyo y lo de los demás. Un pastizal cada vez que pasen por un juzgado a dirimir esas trifulcas artificiales que generan constantemente como parte del espectáculo.


¿Es injusto? Si, por supuesto, pero es más injusto que, mientras en el Parlamento Gallardón aprueba que los ciudadanos tengamos que pagar por acudir a los juzgados a resolver nuestros problemas, los jefazos del imperio Mediaset (capital Telecinco) emitan un comunicado enfadados porque hay juzgados que se quejan de estar colapsados con el trabajo que generan los constantes pleitos, demandas, denuncias y querellas que genera la industria televisiva del corazón para alimentarse a sí misma, para mover el motor que mantiene el negocio en marcha, para mantener encendida la hoguera en la que nos están cocinando a fuego lento. A por ellos, que esos sí que pueden pagar tasas sin tasa.