08 octubre 2014

EL PEZ EN EL AGUA



¿Qué sabe el pez del agua en la que nada toda su vida? Esta famosa pregunta formulada por Albert Einstein puede reformularse de muchas maneras. Por ejemplo: ¿qué sabe el futbolista del fútbol en el que nada toda su vida? La respuesta es la misma que da Saladino en la película “El reino de los cielos” cuando Balian le pregunta, tras la caída de la ciudad, qué vale Jerusalén: nada y todo.

Nada y todo. El pez no sabe nada del agua, pero también lo sabe todo. El futbolista no sabe nada de fútbol, pero también lo sabe todo. Jerusalén no vale nada y lo vale todo. Después de ver la entrevista de Iñaki Gabilondo a Jorge Valdano (“Iñaki con Jorge Valdano”, Canal+), el espectador concluye que Valdano no sabe nada de fútbol pero también lo sabe todo. Valdano no sabe nada de los famosos goles de Maradona a Inglaterra en el Mundial de México (el de la “mano de Dios” y el del “barrilete cósmico”) porque los vivió desde muy cerca y no pudo disfrutar de la magia que desprendieron las dos jugadas: Maradona fabricó sus goles para ser vistos desde fuera del terreno de juego. Pero Valdano lo sabe todo de esos dos goles porque no intervino en la jugada del gol de la “mano de Dios” (si lo hubiera hecho, Maradona estaría en fuera de juego) y se limitó a sacar el balón de la portería tras el gol del “barrilete cósmico” (si Maradona hubiera pasado la pelota a Valdano, el comentarista Víctor Hugo Morales no habría preguntado de qué planeta vino Maradona para dejar en el camino a tanto inglés). Las entrevistas futboleras funcionan cuando el entrevistado lo sabe todo y no sabe nada: si sólo lo sabe todo, la entrevista se convierte en una aburrida excursión alrededor del yo y las circunstancias del entrevistado; si no sabe nada, la entrevista deriva hacia los tópicos, los lugares comunes, el “somos once” y el “intentaré hacerlo lo mejor posible”. Valdano lo sabe todo porque vivió en el agua y fue el primer hombre que tocó la pelota que introdujo el barrilete cósmico en la portería inglesa. Valdano no sabe nada porque cree que teorizar sobre el liderazgo permite entender a Guardiola o a Simeone y no vio desde fuera los goles de Maradona a Inglaterra.

Valdano es un pez en el agua cuando habla de fútbol. ¿Y qué importa el fútbol? Tanto como Jerusalén para Saladino.