20 octubre 2014

DESINFORMACIÓN TV



Íker Jiménez y Julio Somoano deberían intercambiar sus puestos por un día. Como muestra de complicidad y buen rollo. Igual que hicieron aquella vez Buenafuente y Wyoming, que cada uno presentó el programa del otro y nos dejaron maravillados. Parecería que entre el conductor de la nave del misterio y el director de informativos de RTVE hay una distancia insalvable, pero no es así. El primero podría moderar “El debate” de La 1 la noche del miércoles con la misma cara de velocidad, y el segundo podría presentar “Cuarto milenio” la noche del domingo en Cuatro sin traicionar sus criterios periodísticos. Y tal vez no nos dejarán maravillados, pero sí está garantizado que nos dejen boquiabiertos, tanto como ya hacen ahora cada uno con su programa. Es más, los dos dedicaron recientemente un desconcertante programa al ébola que es para mear y no echar gota.

Empezó hace unas semanas Jiménez ofreciendo un popurrí de palabrería conspiranoica de juzgado de guardia. Terminó Somoano esta semana, que al fin se decidió a debatir en La 1 sobre la crisis del ébola. Contó con estos precedentes en la tele pública: Mariló Montero demostró en “La mañana” de La 1 lo fácil que es quitarse los guantes sanitarios para evitar el contagio de ébola (algo así como demostrar lo fácil que es ser funambulista… a ras de suelo. De todos modos lo hizo mal y acabó sacudiendo los guantes); en “España directo” de La 1 informaron sobre nuestro hospital Carlos III mientras emitían las tranquilizadoras imágenes de un hospital alemán; en Telemadrid se esforzaron en señalar todo lo que a su juicio había hecho mal la enfermera contagiada; y en Castilla-La Mancha TV hablaron del “error” de la enfermera y le dedicaron esta mezquindad: “Hasta los más grandes, hasta los más valientes, cometen fallos”. Samoano no defraudó y en su debate nos llevó a África y EEUU, pero ni se acordó de preguntar sobre la gestión de Ana Mato, ni la nombró siquiera.

Sin duda habría que hacer un intercambio entre estos dos estilos de desinformación, a ver en qué daba.