03 octubre 2014

¿QUÉ TENGO? ¡UN VOTO!


Toñi Moreno languidece en las tardes de La 1. “T con T”, el programa que presenta esta temporada, ocupa ahora el mismo lugar que antes ocupaba “Entre todos”, el programa que presentaba la pasada temporada. Desde su estreno, “Entre todos” se hizo un hueco en el mando a distancia de unos cuantos miles de fieles espectadores (incluyendo la reina Sofía), pero “T con T” no termina de arrancar. Los seguidores de “Entre todos” que ahora han abandonado a Toñi Moreno le deben una explicación igual que se la debía el alcalde Pepe Isbert al pueblo de Villar del Río. A ver por qué antes estaban encantados de hacer la digestión en la sobremesa viendo en “Entre todos” las desgraciadas situaciones personales y familiares de las pobres personas que acudían desesperadas al programa para pedir ayuda, y ahora en “T con T” no le ven interés a los variopintos contenidos de un magacín al uso, un poco sosito y ñoño, pero correcto aunque solo sea porque nadie tiene que aceptar en él la humillación de desnudar su vida para hacer de la limosna un espectáculo audiovisual.


Sí, vale, pero ¿y qué pasa con los demás?, ¿qué pasa con quienes no veíamos “Entre todos” pero lo criticábamos? Le dábamos leña con tanta inquina (y razón) que este verano TVE acabó por rendirse. Anunció que “Entre todos” no volvería y en su lugar Moreno presentaría un magacín blanco, sin lástimas, penas ni conmiseraciones. Ya tenemos lo que queríamos. No demos la razón a quienes decían que criticábamos porque queríamos no ver el dolor ajeno sin hacer nada para remediarlo. Sigue habiendo ciudadanos sin trabajo, sin vivienda, sin ingresos, con enfermedades raras, con dependencia de un cuidador a quien no pueden pagar. Y sigue habiendo niños y jóvenes con problemas familiares y dificultades para proseguir sus estudios. No queremos limosnas para ellos. Los informativos hablan estos días de los presupuestos generales del Estado. Vayamos más allá de los titulares y analicemos esos números: sanidad, educación, desempleo, dependencia, becas. Y, luego, obremos en consecuencia.

1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

El comercio del dolor y el espectáculo. Lo más gracioso es que TVE1 se ha apuntado a la moda de Telecinco. Una pena.