05 octubre 2014

"SÁLVAME", RESPETABLE REFERENTE SOCIAL



¿Es “Sálvame” un referente social y merece todo nuestro respeto? ¿Y Jorge Javier Vázquez? ¿Es también un referente social y merece todo nuestro respeto? Antes de lanzarnos a morder, tengamos en cuenta que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acaba de visitar “El programa de Ana Rosa” (qué duro es andar de gira promocionando un disco, una película o una candidatura política), donde dijo que sí y que sí, y que por eso volvería a llamar al programa una y mil veces.

Veamos. Lo del respeto es fácil de conceder. Ni Jorgeja ni su espacio merecen “veneración, acatamiento que se hace a alguien” ni “miramiento, consideración, deferencia”, que son las dos primeras acepciones de “respeto” en el DRAE. Pero podemos aplicarles la cuarta acepción porque producen miedo y recelo. Ahora nos queda lo más difícil. ¿Son un referente social? Otros casos similares nos pueden dar la pista que necesitamos.

“Gran hermano” y “Mujeres y hombres y viceversa” son sin duda referentes sociales. Las últimas y abundantes exhibiciones de ignorancia supina (o sea, necia y estólida) en “GH15” y, ya puestos, la reciente noticia de que un concursante de “GH12” acaba de ser operado de un tumor de piel maligno en la cara, son un gran referente social (eso sí, negativo) que nos anima a huir del analfabetismo y de la radiación ultravioleta a partes iguales. La bronca chulesca de anteayer entre un participante hormonado (redundancia) y la presentadora, resuelta por Emma García con un cortante “Para chula está la presentadora”, es un referente social, también negativo, de lo que no queremos ser ni parecer. En nada van “Sálvame” y Vázquez a la zaga de estos ejemplos. Así que sí, señor Sánchez, también a nosotros nos parecen ambos un referente social y merecen todo nuestro respeto. Ese es el motivo por el que acojonaditos nos tienen ellos y sus seguidores.