01 abril 2016

FRENTE TELEVISIVO POPULAR


Estoy enfadado. Esta semana no pude ver “En la tuya o en la mía” en La 1. Hay que fastidiarse. Y todo porque TVE no solo rompió relaciones con la productora del espacio, sino que decidió no emitir los programas grabados que aún no habían salido a antena. Con la ilusión con que estos meses esperaba la llegada del miércoles para tomar una vez más la alegre decisión de pasar de ese programa como de la mierda. Pero, ay, eso ya se acabó. Sic transit miseria mundi.

Los directivos de RTVE han guardado en un cajón para siempre la grabación de la entrevista a Agatha Ruiz de la Prada en la que Osborne traicionó su confianza al dar cancha a Pedro J. Ramírez nada menos que en horario de máxima audiencia. Consideran que emitiendo ese espacio no solo desaprovechan una bonita ocasión de censurar lo que molesta, sino que corren el riesgo de que la gente recuerde que Ramírez sigue vivo y coleando. Y eso no puede ser.

¿No puede ser? Qué vergüenza. Es intolerable que esta TVE imperialista aproveche su poder retirando esa birria de programa y coarte así el derecho que tenemos como ciudadanos a decidir no ver a Osborne porque resulta insufrible. Igual que el revolucionario (y revolucionaria) Stan reivindicó en “La vida de Brian” que como hombre tenía derecho a que le llamaran Loreta, y exigía a todos (y todas) su derecho a parir como símbolo de lucha contra el imperialismo romano, la realidad y todo lo que se menea, aquí también queremos ponernos reivindicativos. Pedimos que TVE deje de oprimirnos y cumpla su obligación de servicio público emitiendo todos los programas grabados de “En la tuya o en la mía” por muy malos que sean. Lleva haciéndolo meses, a ver por qué ahora no. Así nosotros (o nosotras) dejaremos de estar enfadados (o enfadadas) porque podremos vernos liberados (o liberadas) como telespectadores (o telespectadoras) por la decisión libérrima de nuestra voluntad soberana de decirle a Osborne y a sus invitados (o invitadas) “romanus ite domum”. Amén, hermanos (o hermanas).