10 abril 2016

"THE WALKING DEAD" WALKING DEAD

Por favor, que alguien le clave un cuchillo en la cabeza a “The walking dead”. A la serie, quiero decir, no a los zombies. De tanto incluir apariciones de muertos vivientes en sus escenas, la propia serie de la AMC se ha convertido ella misma en una serie muerta viviente: se pasea por la programación caminando de forma rígida y errática, soltando sonidos guturales, cada vez más desollada y mostrando unas tripas muy poco interesantes de ver. Da igual intentar acabar con ella reduciéndole la audiencia o cortando sus temporadas en pedacitos. La única forma de que “The walking dead” deje de seguir ocupando dieciséis horas anuales a la civilización occidental es que un valiente dé un paso adelante y le meta un cuchillo por un ojo o por el foramen occipital del cráneo. Un corte limpio de espada a la altura del cuello que separe la cabeza del cuerpo y la mande a varios metros de distancia también valdría.

La propia serie se ha mimetizado con sus personajes. Los zombies caminan sin descanso sin ir a ningún lado. Eso hace “The walking dead”. No se sientan, no cogen nada, no evolucionan. Eso hace “The walking dead”. Y, sobre todo, los zombies son absolutamente indiferenciados, repetitivos como los ñúes que cruzan el Serengueti en manada. Y en eso se han convertido los capítulos de “The walking dead”: una manada de tramas lentísimas, repetitivas y uniformes. Episodios zombies. Guiones muertos vivientes. Temporadas caminantes. Durante sus primeros años “The walking dead” fue una serie viva, que se movía por la programación con dirección y propósito, pero al término de la tercera –como mucho la cuarta- temporada “The walking dead” murió, se transformó, y partir de ahí –lo hemos visto en esta sexta temporada recientemente terminada- lo que nos ofrece la AMC es un “The walking dead” walking dead.

Yo paso, que no quiero ponerme perdido de sangre. Pero alguno de nosotros tiene que ser Rick y cargarse “The walking dead” antes de que la serie se encuentre con “Fear the walking dead”, le arree un par de mordiscos bien dados y convierta también en walking dead a su precuela.