16 junio 2011

INGRID BERGMAN EN SALSA DE VIRIATO

Por fortuna, los consumidores televisivos todavía tenemos que ganarnos el sustento con el sudor de nuestra frente. Apretar a lo loco los botones del mando a distancia sólo sirve para ponerse de mal humor y caer en las garras de alguna de esas espeluznantes tertulias de ultraderecha, así que, como recomienda José Antonio Marina, es mucho mejor ser navegante que náufrago. Es mejor navegar entre “Hispania” (Antena 3) y “Los Borgia” (Cuatro) que naufragar intentando cogerle el tranquillo a “Max Payne” (La Sexta). Es mejor navegar entre el negro riguroso de “La casa de Bernarda Alba” (La 2) y el rojo sangre de “Piraña” (La Sexta 3) que naufragar en el alboroto de “El hormiguero 2.0” (Cuatro). Es mejor navegar con “Españoles en el mundo” (La 1) que naufragar viendo el mundo a la manera de “El gato al agua” (Intereconomía). Aunque al navegar corremos el riesgo de encontrarnos con tormentas, piratas, monstruos y sirenas, es mejor hacer una escala en Puerto Viriato que naufragar junto a Manolo Lama en la isla del Hormiguero. No hay viaje sin peligro.

¿Qué pasaría si cada deseo fuera satisfecho tan pronto como surgiera? El tremendo y lúcido Arthur Schopenhauer pedía que nos imagináramos a la especie humana transportada a Utopía, donde todo crece por sí solo y los pavos vuelan ya asados. En semejante lugar unos hombres morirían de aburrimiento o se ahorcarían, y otros pelearían y se matarían entre ellos. Si mis deseos televisivos fueran satisfechos tan pronto como surgieran, creo que nunca más volvería a ver “Hispania” y ni se me ocurriría pasar un segundo con “Piraña”. Vería “Luz de gas” en TCM Clásico, ese canal donde el gran cine crece por sí solo, y me perdería en “Los viajes de Tintín” que nos propone Canal Viajar, ese canal donde los pavos vuelan ya asados. Pero después de sufrir con Ingrid Bergman el acoso de Charles Boyer y acompañar a Tintín a Egipto e India en “Los cigarros del faraón”, ¿no terminaría echando de menos a Viriato y a las pirañas? ¿Un buen viaje televisivo no necesita de tormentas, piratas, monstruos y sirenas? Definitivamente, Ingrid Bergman sabe mejor si la cocino yo mismo en salsa de Viriato.