15 junio 2011

TERRORISTA DE AEROPUERTO


En el primer capítulo de la miniserie “Carlos” (Canal +), uno de los terroristas que está bajo las órdenes de Ilich Ramírez, más conocido como “Carlos”, dice: “Ese tal Carlos me acojona”. El terrorista se queda corto. Carlos acojona, pero también acojona lo suyo la disección del mapa terrorista de los años 70, y la monumental empanada mental de unos tipos que se creían vanguardia de la lucha por la liberación de los oprimidos del mundo, y lo fácil que es apretar el gatillo cuando se tiene una pistola en la mano. Pero Carlos, el terrorista venezolano que una vez quiso parecerse al Ché, acojona más porque lo mismo que puso bombas en nombre de la causa palestina pudo haber asesinado a policías en nombre del nazismo, de la superioridad de la raza blanca, del flan con nata o del Bayern de Munich.

Los tres capítulos de “Carlos” escarban en la vida cotidiana de Carlos y detallan, con inquietante realismo, las idas y venidas de un terrorista que se creía una estrella del rock revolucionario. El físico Stephen Hawking siempre dijo que quería que sus libros se vendieran en los quioscos de los aeropuertos, y da la impresión de que Carlos luchó no por la liberación del pueblo palestino, sino porque sus acciones fueran portada de todos los periódicos y se leyeran con temor en todos los aeropuertos. Es fácil imaginarse a Carlos leyendo la crónica de su trágica operación en la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Viena (tres muertos y cuarenta y dos rehenes) mientras fuma un cigarrillo, bebe un buen güisqui y comenta las jugadas más interesantes con sus amiguitos. Parece que al auténtico Carlos, encarcelado en una prisión francesa, no le ha gustado nada la versión de su vida en cinco horas dirigida por Olivier Assayas. Pero seguro que está encantado de volver a ser una estrella, aunque ya no pueda dar conciertos en directo.

Por si acaso Carlos lee este artículo, me gustaría terminar golpeándole donde estoy seguro que más le duele. Ahí va. Edgar Ramírez, el actor venezolano que encarna a Carlos en la miniserie, es muchísimo más guapo que tú. Un golpe duro, ¿eh?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Otra serie que no iba a ver y por tu culpa... veré