08 julio 2011

CRECER SIN BELLEZA

Supongo que la fusión de Cuatro con Telecinco es buena para las cuentas de PRISA, Mediaset, Telefónica, Mediobanca, J. P. Morgan y el ejército de consejeros delegados que dirigen el negocio televisivo como si fuera una enorme hamburguesería. Vale. Cuatro y Telecinco venden hamburguesas para los ojos y sus consejeros delegados sólo pretenden ganar todo el dinero que puedan. De acuerdo. Supongo también que el acuerdo empresarial entre Cuatro y Telecinco permitirá que Cuatro crezca en audiencia y en ingresos publicitarios, que es el único objetivo de los consejeros delegados. Bien. Pero hay formas y formas de crecer. Parece que Cuatro ha elegido el crecimiento sin belleza.

Si han tenido la mala puntería de toparse con el concurso “¡Mójate!”, presentado por Marbelys Zamora y Rafa Méndez, seguro que se han acordado de Jesús Gil y sus “Noches de tal y tal”, de las “Mama Chicho” y de la horrible estética (de ética ni hablamos) que durante tanto tiempo supuró Telecinco. Se puede crecer de forma caótica, ruidosa, desquiciada y fascinante, como esa Atenas que desde lejos parece una ciudad de sal, y también se puede crecer de forma caótica, ruidosa, desquiciada y fea, como tantos lugares del Mediterráneo español, como Telecinco en sus inicios y como esta nueva etapa empresarial de Cuatro. “¡Mójate!” es un insulto al medio televisivo, a los espectadores, al verano, a las piscinas, a la música y al universo. Esos seres humanos moviendo sus cuerpos mientras suena una música que seguro que es la misma que acompaña a Hitler en el infierno, esos chapuzones patéticos, esos primeros planos de las partes más sabrosas de la anatomía de los concursantes, esos presentadores que insisten en que un tipo ultratatuado mueva el “paquetón”, esa estética que avergonzaría a Jesús Gil y esas coreografías que espantarían a la “Mama chicho” menos exigente, hacen de “¡Mójate!” un desierto y de Cuatro una ciudad de vacaciones sin alma.

Creceréis, pero no convenceréis.