13 julio 2011

LOS MISTERIOS DE ÍKER

Tenemos un nuevo caso para Laura Lebrel, ya saben, la peligrosamente inofensiva investigadora de “Los misterios de Laura”. Cada semana nos deja boquiabiertos resolviendo un asesinato como los de antes con el procedimiento de toda la vida: instinto, oficio, olfato, intuición y una capacidad pasmosa para deshacer el nudo más trabado jamás urdido por la coartada más ajustada jamás trenzada. Cada noche del lunes triunfa en La 1 y cada semana tiene más seguidores, adictos a esos cinco minutos finales en los que Laura desmonta punto por punto la coartada del asesino y todas las piezas sueltas encajan en una explicación racional.

Como el próximo lunes resolverá el último crimen de esta temporada le proponemos un caso para las vacaciones. Un caso menor que para ella será un juego de niños: averiguar por qué “Cuarto milenio” (domingo, noche, en Cuatro) se enfrenta, como Laura, cada día a un misterio, pero nunca, nunca, nunca, incluye esos cinco minutos finales en los que todo se resuelve y se ofrece una explicación racional y sensata del caso.

¿Será que los programadores cortan esos últimos cinco minutos para meter publicidad y nos dejan sin las sabias explicaciones de Íker Jiménez? ¿Será que cuando Íker va a explicar de una puñetera vez en su vida algún misterio de los suyos le da un ataque de tos o de risa y nos quedamos sin la explicación? ¿Será que Íker trabaja en la sombra para el gobierno en la sombra del mundo en la sombra y nunca explica nada porque nos quiere mantener en la ignorancia para alimentarse de nuestros cerebros, beber nuestra sangre o llevarnos abducidos al planeta Mongo? ¿O será que ni Íker ni ninguno de los de su gremio de vendedores de misterios sin resolver tienen ni idea de nada, no saben explicar nada y se inventan misterios de pacotilla para vivir de una retórica fácil, hueca y repetitiva? ¡Laura, por Dios, deja a los gemelos con la abuela y échanos una mano!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De momento iker es licenciado en ciencias de la información. A ver si te aplicas el cuento antoñin.

Anónimo dijo...

Has visto su documental el salto infinito sobre el arte rupestre franco cantábrico. Para mi de lo mejor que se ha hecho en España. Soy prehistoriador. Miralo y le haces una critica.