25 julio 2011

LA OBEDIENCIA DE LOS SOLDADOS

Miércoles por la tarde, Jorge Javier Vázquez, ese ser que para nuestra desgracia vive en un plató de Telecinco, anuncia en su programa “Sálvame” que por fin la noche del día siguiente, en su programa “Supervivientes”, se informará a Rosa Benito del accidente de José Ortega Cano. El mismo señor que llamó “hija de puta” a Aída Nízar por haberle insinuado algo al respecto a Rosa Benito unos días antes, ahora anuncia que la gran revelación está próxima. Huyamos a La 2.

Esta semana La 2 emitió unos reportajes sobre los choques entre el imperio turco y el cristianismo en el Mediterráneo que no tuvieron desperdicio. Un señor, que para nuestra desgracia sale menos en televisión que la cutícula del meñique izquierdo de Jorgito, explicaba que en la guerra entre cristianos y musulmanes se usa la religión como ariete, pero que lo que realmente mueve los ejércitos siempre es el dinero. “En la caída de Constantinopla, un consejero sufí del sultán Mehmet le dijo: No hables de fe, el ejército está agotado, habla del botín”. Qué desilusión: “La yihad y las cruzadas son simples luchas por el poder”.

Antes de cerrar la edición de “Supervivientes” del jueves, ya a las dos de la mañana, Javierito pregunta al marido de Rosa Benito si por fin iba a contarle a su mujer lo anunciado el día anterior. Los espectadores que esperaron hasta entonces para verlo se encuentran con que dice que no. Hagan cuentas, mantener esa tensión da audiencia y aún queda una semana de “Supervivientes” para seguir exprimiendo el limón. Vazquito no insultó con odio a Aída la engreída porque le pareciera una mala persona con una conducta inmoral que atentase contra lo más sagrado, sino porque saltarse el guión fastidia el botín. Esta misma semana el fiel recluta firmó un contrato por tres años más en Telecinco. “Siempre es el oro y no Dios el que se franquea la obediencia de los soldados”.

1 comentario:

Oteando la vida a traves de los ojos de un gato dijo...

Me ha gustado muchisimo lo que has escrito un gran saludo