15 julio 2011

PUEDE CONTENER TRAZAS DE CACAHUETE

“Puede contener trazas de cacahuete”. Lo advierten los envases de patatas fritas, los de leche de soja; se lee en letra muy pequeñina en la parte de abajo de los botes de ravioli con tomate. Nadie sabe cuál es la conexión lógica que pueden mantener los cacahuetes con las patatas fritas, la leche de soja o los ravioli con tomate, pero ahí está, amenazando con reacciones alérgicas a los propensos incautos que se pongan a comer alegremente esos productos. El otro día estaba viendo los informativos de Telecinco cuando empecé súbitamente a encontrarme mal. De pronto se me infló la lengua y las manos. Un sarpullido en forma de pequeñas vesículas supurantes se me extendió por el cuello, buena parte del pecho, las inglés. No podía respirar. “Zocoggo, zocoggo”, jadeé y acudió en mi auxilio el personal sanitario con el que permanentemente convivo, seleccionado por que sabe identificar a la perfección un shock anafiláctico y actuar en consecuencia. Una inyección de adrenalina más tarde me encontraba como nuevo. En Telecinco estaban pronosticando lluvias para el norte de la península.

Rebusqué en la basura y rescaté el envase del informativo de Telecinco. Estaba húmedo, y la parte en donde relataba los ingredientes casi se había borrado bajo el aceite de una lata de bonito y los restos de lágrimas de un reality. Pero aún podía leerse lo suficiente como para comprobar que abajo del todo, con una letra incluso más pequeña que la de la información nutricional, aparecía el aviso: “Puede contener trazas de Ortega Cano y de María José Campanario. Joder, eso lo explicaba todo. Padezco desde pequeño una alergia extrema a la mezcla de noticias del corazón y de sucesos, especialmente si se presentan en medio de informativos supuestamente serios. Leo con cierta atención los envases de los programas de televisión que consumo, pero nunca se me había ocurrido que los informativos de Pedro Piqueras pudieran contener trazas de cacahuete. Los fabricarán en las mismas plantas que envasan patatas fritas, leche de soja y ravioli con tomate.