19 julio 2011

DISFUNCIONALES

No, las familias que aparecen retratadas en “Modern family” y “Hope” no son familias disfuncionales, como se empeñan en señalar los resúmenes de prensa que se refieren a dichas series. De hecho, son familias que funcionan, y éste es el criterio fundamental para considerar funcional o disfuncional a una familia. Disfuncional sería hoy en día la familia Ingalls de “La casa de la pradera”, aquella foto sepia llamada “Los Waltons”, la pirámide de “Con ocho basta” o el monolito de “La hora de Bill Cosby”. En el mundo actual estas familias saltarían por los aires hechas pedazos al cabo de dos adolescencias y una menopausia. Si quieres que tu familia funcione en 2011 más te vale tomar como modelo a los Simpson o los Griffin.

Cada momento de la historia determina qué funciona y qué no funciona. No hay vuelta de hoja. FOX emite y reemite durante este verano la T2 de “Modern family” y la T1 de “Hope”, -¿por qué, por qué no han mantenido el título original “Raising Hope”?-. Las dos son series brillantes, comedias ágiles, inteligentes, narradas con perspicacia y cuyos capítulos pueden ser vistos de principio a fin saltando de detalle genial en detalle genial. Se trata de dos sitcoms perfectamente funcionales cuyos protagonistas son familias multiétnicas, con formas nuevas de vivir el vínculo familiar, parejas homosexuales, intergeneracionales, hijos egoístas y padres cuarentones aún adolescentes. Es decir, familias perfectamente funcionales, que han conseguido sofisticadísimas soluciones para adaptarse a la permanente caída al abismo en la que todos vivimos.

No es que la familia sea el núcleo elemental de la sociedad. Es que al núcleo elemental de la sociedad, sea como sea en cada caso, lo llamamos “familia”. Y cada sociedad diferente se ha definido por familias diferentes. Los Pritchett de “Modern family” y los Chance de “Hope” son los tataranietos de los Ingalls de “La casa de la pradera”. Y, si pudiera verlos, Charles Ingalls estaría orgulloso de su descendencia. No entendería nada, pero estaría orgulloso de lo funcionales que son.