09 febrero 2013

ANTONIO FRAGUAS FOR PRESIDENT


Los empleados de la sanidad pública, los brokers, las personas que se inician en los juegos de rol, los profesores de yoga, los autores de ensayos sobre Proust, los pensionistas, los miembros de la Federación Murciana de Natación Sincronizada, los amantes de los buenos vinos, los votantes del Partido Popular, los ciclistas de fin de semana, los agricultores que usan facebook, los votantes del PSOE, los estudiantes de Psicología, los señores muy serios que llevan un bigote muy finito, las personas tristes, los taxistas, los taxidermistas, los tartamudos, los tarraconenses, los tartamudos tarraconenses, los seguidores de “Cuéntame cómo pasó”, las parejas que sin saber por qué se meten en un portal de madrugada para besarse como si nunca lo hubieran hecho antes, los sacerdotes, los miembros de las plataformas antidesahucios, los votantes de partidos nacionalistas, los pacientes migrañosos y la gente que no sabe cocinar tienen una y sólo una cosa en común: su amor inmarcesible por Antonio Fraguas “Forges”.

Y, por eso, porque si España es algo habrá de ser lo que tenemos en común todos los españoles -y, por tanto, si España es algo es Antonio Fraguas “Forges”-, resulta inmejorable el título de la serie de documentales de TVE en donde la semana pasada pudimos disfrutar como resucitados de una hora entera dedicada al único humorista que tiene pinta de ser inteligente y feliz al mismo tiempo. “Imprescindibles”. Porque Forges ha sido imprescindible en nuestro país durante los últimos treinta años y debería seguir siéndolo los próximos treinta. Porque es imprescindible que un programa centrado en la obra de Forges se llame “Imprescindibles”. Ha realizado cerca de ochenta mil dibujos, inventó la palabra “bocata” -que ya está incluida en el DRAE- y protagonizó el momento más hermoso de la televisión de los últimos meses charlando con Peridis sentados en uno de sus islotes desiertos. La monarquía debería abdicar sólamente para que pudiéramos nombrar a Antonio Fraguas presidente de la República Española. Todos, desde los empleados de la sanidad pública hasta la gente que no sabe cocinar, le votaríamos.

2 comentarios:

transseunte dijo...

AntidesaHucios. Si no fuese un artículo dedicado a Forges me daría igual, pero a este hombre no le podéis fallar con la ortografía.

Antonio Rico dijo...

Gensanta, qué vergüenza. Ya está corregido. Que Forges nos perdone.