07 febrero 2013

BART, EN HUELGA


A las tres, suena la campana de la Escuela Elemental de Springfield. Bart termina de escribir en el encerado el castigo del día: “La capital de Montana no es Hannah”. “Este castigo no es medieval”, escribe otro día en caracteres góticos y con una preciosa letra capitular. En “Historias bíblicas de los Simpson” pone “No puedo absolver los pecados”, pero después, ya en el Egipto de Moisés, talla otro castigo en indescifrables caracteres jeroglíficos. Cuando la serie cambia la secuencia de apertura y el televisor pasa a ser una pantalla plana, escribe: “La alta definición sí vale la pena”. Y en “Los Simpson: la película” pone “No descargaré ilegalmente esta película”, claro.

Más sobre escuelas y castigos. Anteayer miles de estudiantes de toda España iniciaban una huelga contra “Ley Wert” y los recortes en educación. Y justo anteayer en FOX reemitieron “Una boda abonada para el desastre”, de la temporada 20. Antes de que el vicario visitara al reverendo Lovejoy y humildemente dijese “Yo soy un hombre como cualquier otro hombre elegido por Dios”, Bart escribió en la pizarra “Mi hucha no tiene derecho a fondos de ayuda del Gobierno”.

Los estudiantes deberían saber lo que todos los ciudadanos ya aprendimos de esta crisis: nuestra hucha no tiene derecho a fondos de ayuda del Gobierno. De hecho a lo único que tenemos derecho es a vaciar nuestra hucha para pagar los fondos de ayuda del Gobierno. Los estudiantes son, como Bart, jóvenes e inexpertos, pero están en buena edad para entender cómo es el mundo que les dejamos. Su educación es la hucha en la que van guardando los recursos que necesitarán para el futuro. Es su capital para enfrentarse no solo al mercado laboral sino también a la vida. Pues que empiecen por lo básico. Estos días, todas las pizarras de todos los institutos españoles deberían estar escritas de principio a fin con la misma frase: “Mi hucha no tiene derecho a fondos de ayuda del Gobierno”. Que aprendan.