12 febrero 2013

INTERECONOMÍA Y 13TV


La renuncia del papa puede verse desde diferentes prismas: unos dirán que es una maniobra de distracción del PP para deshacerse del exmarido de Ana Mato sin que se note mucho, otros que los turistas que visiten Roma los próximos meses van a encontrar alojamientos más caros y la Capilla Sixtina cerrada, y otros, como la Fundéu (Fundación de Español Urgente), aprovechan para recordar que “papa” se escribe en minúsculas, y que ni “dimite” ni “abdica”, sino que “renuncia”. Mientras, Wert se replantea la importancia de la cultura clásica al oír el mensaje papal en latín.

Aquí miramos a través del prisma televisivo. La tele ayer se abalanzó sobre la noticia del día, claro, produciéndose alguna curiosa situación: Antena 3 emitió el capítulo de “Los Simpson” en el que Bart y Homer se hacen católicos. Marge dice al reverendo Lovejoy que no van a la iglesia porque están “bajos de forma” (¡casi la razón de la renuncia papal!), y este replica: “¿Es eso o están bajo el hechizo de un hombre con un gorro blanco?”. Marge (“No estuve cambiando los pañales a Bart para que ahora me salga católico”) intenta recuperar a su hijo, pero no lo logra: “Lo siento mamá, pero esto es la Iglesia Católica, las tías aquí ni pinchan ni cortan”. Al final Bart pone paz entre católicos y protestantes: “Las tres chorradas que nos separan no son nada al lado de las mil tonterías que nos unen”.

El interregno papal abre una nueva era televisiva. Las tertulias tienen tema nuevo y darán un respiro a Rajoy y el rey. Jaime Peñafiel será desplazado por Paloma Gómez Borrero. Los conflictos de “Mujeres y hombres y viceversa” serán desplazados por el análisis de la función del camarlengo. “Solo moda” preparará una retrospectiva sobre las innovaciones estilísticas aportadas por el papado de Benedicto XVI. Pero, sobre todo, lo que está en juego en la televisión de los próximos meses es comprobar de parte de quién se pondrá, en el duelo en la cumbre por la supervivencia entre Intereconomía y 13tv, el Espíritu Santo.