06 febrero 2013

DIAMANTES EN NUEVA YORK


Marilyn Monroe dice en “Los caballeros las prefieren rubias” que le encanta descubrir nuevos lugares donde poner los diamantes. Resulta que Lorelei Lee, la despampanante cantante interpretada por Marilyn, descubre en el lujoso transatlántico en el que viaja a Europa que los diamantes también pueden colocarse en la cabeza, y no sólo en el cuello, las orejas o las muñecas. Es decir, hay pulseras de diamantes, pendientes de diamantes, collares de diamantes y hasta diademas de diamantes. No comparto el amor de Lorelei por la segunda forma más estable de carbono, pero amo tanto a Marilyn que si ella dice que le encanta descubrir nuevos lugares donde poner los diamantes, yo digo que a mí también me encanta descubrir nuevos lugares donde poner los diamantes de la literatura. Por ejemplo, Sherlock Holmes, el detective creado por Conan Doyle famoso por su enorme dureza ante los misterios y alta conductividad térmica de sus aventuras.

Ya hemos visto a un Holmes con teléfono móvil y página web en la fantástica serie “Sherlock”. Y a un Holmes con poco aprecio por su higiene personal y más parecido a un héroe de acción que a un genio del razonamiento en la película “Sherlock Holmes”. Y hasta un sarcástico Holmes disfrazado de médico especialista en enfermedades infecciosas y adicto a la vicodina en “House”. Y ahora llega “Elementary” (Cuatro), que presenta a un Holmes que se muda a Nueva York tras superar un problema con las drogas y resuelve crímenes con un doctor Watson de sexo femenino que se llama Joan. Me encanta descubrir nuevas series donde poner a Sherlock Holmes. Si en “Elementary” nuestro detective encuentra el sexo repugnante por sus fluidos y sus ruidos, pero acepta que su cuerpo le pida sexo de vez en cuando (aprende, Sheldon), pues muy bien. Si parece que este Holmes neoyorquino siempre está con dos o tres cafés de más, perfecto. Si resulta que Joan Watson es una excirujana contratada por el padre de Holmes para mantener a su hijo alejado de las drogas, me lo creo. Holmes es un diamante que se puede colocar en cualquier lugar, incluido Nueva York. ¿Se imaginan que Holmes se encontrara en un capítulo con Woody Allen?