23 diciembre 2013

CELEBRACIÓN LOTERA PA TÓS


La celebración de la lotería debería ampliarse. La tele nos muestra una y otra vez a los mismos premiados festejando su buena fortuna. Los demás asistimos pasivos, pero deberíamos aprender de tantas noches de elecciones, tantos recuentos de votos, tantas valoraciones optimistas de los partidos políticos. ¿Ellos nunca reconocen su derrota? Pues nosotros tampoco. Así debería ser la tele tras el sorteo:

- Millones de personas celebran que a todos les ha tocado la lotería. Nuestros becarios recorren el país en fiesta.
- ¿Les ha tocado a ustedes mucho?
- Tres reintegrazos. Todo para la saca. ¡Que rule esa litrona!
- ¡Que rule que yo también traigo un reintegro! ¡Y encima no tributa a Hacienda!
- Yo dos que juego con una peña que formamos para piratear el fútbol de pago. Vemos los partidos por la tele en casa de uno que está encantado porque somos tantos que ese día le calienta la casa.
- Yo voy a tapar agujeros. ¡Tenía tanta gana de decir esto en la tele!
- Yo estoy feliz porque siempre jugaba unos 100 euros. Como este año estoy en paro y no tengo un duro, no pude jugar. ¡Y ahorré 100 euros!
- Yo llevo en paro más que él y celebro que soy amigo suyo.
- Yo estoy feliz porque desde el desahucio vendo papeletas de unos décimos que en realidad no compro. ¡Es el segundo año que me sale bien y no toca! ¡Hoy ceno caliente!
- Pues yo estoy aquí cantando con este a ver si me invita a cenar y me explica cómo se hace eso de las papeletas para buscarme la vida en el Sorteo del Niño.
- Y a mí, solo por estar aquí bailando, de vez en cuando me pasan la litrona. ¡Qué alegría!
- Nosotros recogemos décimos no premiados para encender en el bidón que nos calienta debajo del puente de una autopista por la que no pasa nadie que lleva a un aeropuerto que no funciona hecho gracias a lo recaudación lotera de años anteriores.
- Gracias. Devolvemos la conexión a nuestra sede con el deseo de que no cierre como en Canal Nou ni deje de pagar como hace Intereconomía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Un hurra por el humor negro, y otro para usted, que una vez más nos deleita con uno de sus artículos. Gracias.