02 enero 2015

HORARIO DE PROTECCIÓN ADULTO


Recientes encuestas llevadas a cabo por el Centro Superior de Investigaciones Manifiestamente Manipuladas han sacado a la luz el hecho de que cerca de un 80% de los padres ven la televisión a solas, sin la compañía de sus hijos. Los datos que maneja el CSIMM arrojan una fotografía inquietante de una terrible realidad social: hijos que se dedican a chatear a través del móvil o la tableta, mientras abandonan sin ninguna supervisión a sus padres delante del televisor, permitiendo que éstos zapeen sin ningún control y se expongan a cualquier contenido que pueda estar emitiéndose en cualquier cadena. Por ello, y por iniciativa de varias asociaciones ciudadanas, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha elaborado un borrador de una nueva regulación que busca defender a los adultos de los contenidos inadecuados que pudieran recibir por parte de las cadenas, especialmente en los momentos del día de mayor consumo televisivo de los adultos desprotegidos de sus hijos.

Se ha elaborado así un “horario de protección adulto”, fundamentalmente centrado en el prime time nocturno. Se vigilará durante esos momentos a las cadenas para que no emitan contenidos sexistas, violentos, o que atenten contra los valores básicos que deben guiar a una sociedad democrática. Programas como “Gran Hermano” o “Adan y Eva” deberán revisar sus contenidos, pero sin duda el espacio que más peligra en este momento es “Sálvame Deluxe”, que reúne gran parte de los aspectos indeseables a los que se refiere la CNMC. Jorge Javier Vázquez y los demás participantes en el popular programa ya han salido en su defensa, insistiendo en que deben ser los hijos los que supervisen y reconvengan a sus padres sus malos hábitos televisivos, viendo la telebasura con ellos, explicándoles por qué no deben hacer caso a lo que están viendo y proponiéndoles alternativas. La Asociación de Hijos de Padres Lerdos, por el contrario, ha mostrado su apoyo a la nueva normativa de regulación del horario de protección adulto.