31 diciembre 2014

KANTPANADAS A MEDIANOCHE

Todos los días después de la comida y tras un tiempo dedicado a la lectura y la meditación, el filósofo Kant salía a dar un paseo siguiendo siempre el mismo recorrido. Kant cumplía tan puntualísimamente con esta costumbre que, al parecer, algunos de sus vecinos de Königsberg ajustaban los relojes basándose en la  “órbita” del filósofo. Pues bien, esta noche, como todas las noches de fin de año, los ciudadanos del Königsberg televisivo ajustaremos nuestros relojes cuando veamos a Ramón García y compañía sacar a pasear sus lenguas para decir exactamente lo mismo que han dicho en las últimas cien Nocheviejas, desearnos lo mismo, hacer las mismas bromas, los mismos comentarios, los mismos guiños y las mismas instrucciones para que nadie se pierda con los dichosos cuartos. La “órbita” de Ramón García, en sus diferentes avatares, es tranquilizadora no sólo porque permite que ajustemos nuestros relojes con los propósitos para el nuevo año que, por supuesto, incumpliremos puntualísimamente, sino porque también transmite la sensación de que todo funciona como tiene que funcionar. Pero, ya que en Nochevieja todos somos kantianos, no estaría mal que el propio Kant se encargara de comentar las campanadas.

Si en vez de campanadas hubiera “kantpanadas”, los últimos minutos del año estarían dedicados a la antropología, la geografía física, la poesía o la filosofía. Las “kantpanadas” incluirían un repaso a las novedades políticas, económicas y científicas del año, nadie prestaría atención a la forma de vestir del presentador, comeríamos las uvas pensando en el imperativo categórico y nuestros propósitos para el nuevo año no serían apuntarnos a un gimnasio, aprender inglés o comer más sano, sino obrar de tal manera que podamos desear que la máxima de nuestra acción se convierta en una ley universal. La Nochevieja kantiana incluiría una cena con bacalao, puré de guisantes, nabos y salchichas, los platos favoritos del filósofo, y una agradable tertulia con los invitados, que serían como mínimo tres (como las Gracias) pero nunca más de nueve (como las Musas). La órbita de la Nochevieja kantiana concluiría con un brindis por la humanidad tomada siempre como un fin, y nunca sólo como un medio. Feliz año.

1 comentario:

Gisele Fernández Lázaro dijo...

Feliz Kantaño, Rico. Que las Ranas vengan bien dadas en 2015.