31 enero 2015

EL HUMOR NO ES UN ARMA


Apunten: “Contenido disponible hasta el 10 de febrero de 2014”. Es importante. Dice TVE que ese día retirará de su web un reportaje que seguro que no vieron porque ya saben cómo son estos programas imprescindibles que deberían vertebrar una tele que ofrece un servicio público y ni es un negocio ni un instrumento de manipulación ni una empresa que hay que maltratar para justificar su desmantelamiento o privatización: que están poco o nada promocionadas, que se emiten cualquier día a traición, que la parrilla dice que se emitirá a las tantas y luego empieza aun más tarde, que pasa sin pena ni gloria.

Apunten: “El humor como arma”. Es la malísima traducción que sirve de título en España a este reportaje (“Les clowns contre-attaquent”. Canal+ Francia, 2014) en el que (diga lo que diga el título en español) no se habla del humor como arma porque ni los lápices ni las narices de payaso ni los disfraces matan personas. Ah, ni las armas dibujan sonrisas. Verán ejemplos sorprendentes de cómo en EE.UU y Europa, pero también en Egipto, Siria o China se usa el humor como eficacísima herramienta de crítica, de denuncia, de movilización, de insumisión, de –como dice Javier Krahe– escudo para defenderse de la agresión perpetua, de caja de resonancia para difundir un mensaje social, de excipiente para vehicular el activismo político, de denuncia de los abusos del poder. Y mal que les pese eso incluye a los señores poderosos que hablan en nombre de Dios.

Apunten: “El humor como arma. Contenido disponible hasta el 10 de febrero de 2014”. Pero, por piedad, aunque este estupendo “Documentos TV” no les haga gracia, o aunque un buen amigo les diga una mala palabra contra su madre (como que es mala cocinando, conduciendo o mala en cualquier otro ámbito de la vida en el que puede ser mala una persona –sea o no sea madre de alguien, no sé que relevancia tiene aquí este dato–), apunten, pero no disparen. Mejor guárdense su arma, guárdense su justificación del ataque disfrazado de defensa, y guárdense su puñetazo. Apunten, pero por favor no abran fuego.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Da gracias que siendo un documental en el que no tienen nada que ver, sus dueños les dejan tenerlo 15 días on-line para que lo veamos las veces que podamos en ese periodo.

Incluso descargarlo con alguna de esas herramientas para los navegadores...