17 enero 2015

¿SON CHUNGOS LOS CHUNGUITOS?


Por resumir: no, Los Chunguitos no son chungos. Los Chunguitos son participantes de “Gran hermano VIP”, y si Telecinco dice que son VIP, o sea, “personas muy importantes”, es que lo son. A ver por qué si no iba a mentir Telecinco llamándoles “personas muy importantes”, ¿para engañar a los espectadores y que veamos su programa?, ¿para reírse de los participantes, dando un paso más así en esa tradición asquerosa que es darle bola al tonto del pueblo para reírse de él? Ninguna de las dos cosas, por supuesto: ni Telecinco ni ninguna cadena harían algo así de vil, perverso y rastrero solo para ganar audiencia y dinero.

Así que sí, está claro que Los Chunguitos son personas muy importantes. Y los son por dos razones. Primero porque el domingo nos enseñaron que en Telecinco no pasa nada si, en hora de máxima audiencia y en directo, dices esto de un concursante de piel oscura (el único al que, casualmente, la cadena ordenó entrar en el concurso desnudo): “¿Ese quién es, un mono?” y “¿Esto es África o qué es? ¿Eso qué es, un gorila o qué es eso? ¡Es King Kong!”.

Y, segundo, Los Chunguitos son personas muy importantes porque dos días después además nos enseñaron que es un poco peor, pero no mucho, decir también en “GH VIP” que preferían “un hijo deforme o con una enfermedad antes que sea maricón”, y que “a nadie en este planeta le gustaría tener un hijo maricón”. En este caso, al ver que la ocurrencia no fue tan bien recibida como la anterior, la cadena consideró que era necesaria una disculpa para que se tranquilizaran esos picajosos ciudadanos defensores de minorías tan susceptibles que se enfadan por cualquier ataque de nada a los derechos de las personas. O sea, que Los Chunguitos son tan VIP que, en justicia, Telecinco no los puede echar de “GH VIP”. Como mucho los saca de la casa, pero siguen participando como exconcursantes y contertulios en los debates, galas y otras porquerías satélite que conforman esa gran inmundicia central que es “GH VIP”. En conclusión, que por mí se pueden ir todos a la mierda.