30 enero 2016

RESPETABLES CREENCIAS RELIGIOSAS

Mucho se han comentado estos días las atenciones y los arreglos con los que el gobierno italiano ha intentado complacer al mandatario iraní Hasan Rohani en su visita a la ciudad de Roma. Se ha discutido el acierto de medidas como la ocultación de algunas estatuas de desnudos que se exhiben en los Museos Capitolinos o la eliminación del vino y otras bebidas alcohólicas en las comidas oficiales. No han sido las únicas concesiones a la delegación iraní. “625 ranas” ha tenido acceso al protocolo que se puso en marcha durante estos días en la televisión italiana para evitar que Rohani o alguno de sus acompañantes pudiera contemplar en la habitación de su hotel imágenes que ofendieran sus respetables creencias religiosas.

De entrada, todas las tertulianas de “Salvami”, el programa estrella sobre prensa rosa y cotilleos de la RAI, vistieron chador durante las emisiones de esta semana y nunca replicaban a nada de lo que opinasen los tertulianos masculinos. “Grande Fratello”, el GH italiano, dividió la casa de Guadallissi dalla Catena Montuosa en dos mitades completamente desconectadas, una para hombres y otra para mujeres. Pero no fueron únicamente los programas de variedades los que mostraron atenciones con el líder chiíta. A través de sofisticadas técnicas de edición de imágenes digitales, en los capítulos de “Mad men” que se emitieron estos días se sustituyó el whisky de los vasos por te verde con menta, y se colocó un burka digital a Carrie Mathison en todas las escenas de “Homeland”. Incluso el propio Matteo Renzi, como muestra de respeto hacia las creencias religiosas de Rohani, acordó con la ABC norteamericana la grabación de un capítulo especial de “Modern family”, para emitirlo durante su visita, en el que Cameron y Mitchell son colgados de una grúa por ser homosexuales y posteriormente lapidados hasta la muerte.

La delegación iraní agradeció estas atenciones, recalcando que este tipo de programas fortalecen los lazos de hermandad entre ambos países y contribuyen a rebajar las tensiones internacionales.