15 enero 2016

¡OSTRAS, CHICOTE!


Nos quejaremos, pero hay que ver la cantidad de favores que nos hace la tele. El miércoles por la noche, por ejemplo, hubo un estreno que, porque esto no es “Amanece que no es poco”, que si no diría que nos vino pintiparado y me quedaría tan ancho. Me explico.

Es normal que convivencia en pareja entrañe sus dificultades y que las desavenencias y conflictos enturbien el día a día, una situación que puede haberse agravado en las comidas navideñas donde las discusiones surgen por cualquier tontería. Pues justo Cuatro anuncia para anteayer el estreno de “Mejor llama a Pilar”, un programa de “coaching” para parejas en dificultades en la que una “coach” se acerca a personas que están conectadas de manera tóxica, están en un punto extremo de su relación y se han planteado la ruptura definitiva, pero comparten las ganas de solucionar los conflictos dejando de lado su orgullo. Y, por si fuera poco anuncio, Cuatro avisa de que cuenta con la colaboración de un sexólogo que todavía no será “coach” haciendo “coaching”, pero tiempo al tiempo.

Y si algo une y reconcilia una relación personal, es no pelear por el uso del mando a distancia, estar de acuerdo en mandar a freír espárragos las pamplinas del espacio de Cuatro y coincidir en que hay que ver “Mitos de los alimentos”, un programa especial de Alberto Chicote que estrenó Antena 3 a la misma hora. ¿El zumo hay que beberlo rápido porque se le van las vitaminas? ¿La miga engorda más que la corteza? ¿Tiene más calorías la miel que el azúcar? ¿La zanahoria nos ayuda a estar más morenos? ¿Engordan los alimentos “light”? Estas y otras preguntas las fue respondiendo Chicote clara y rápidamente gracias a la colaboración de unos científicos muy listos que hicieron unas sorprendentes y entretenidas demostraciones para que dejáramos, al fin, de discutir en casa sobre estos peliagudos asuntos que tanto distancian a las parejas. Gracias a él, ahora reina la paz y la armonía familiar. Además de que sabemos que, para celebrarlo, podemos comer ostras porque están muy ricas, pero de afrodisíacas nada de nada.