25 septiembre 2016

DESCRIPCIÓN Y PRESCRIPCIÓN



La publicidad finge describir cómo es la realidad, pero en el fondo prescribe cómo ha de ser de acuerdo a sus intereses. Por eso es tan intolerable el nuevo anuncio de postres Sojasun. Treinta y dos niños a los que no se les pixelan las caras llegan a un comedor escolar y recorren un mostrador en donde se les van ofreciendo diversos platos de verdura. Tienen un aspecto poco apetitoso y parecen estar preparados sin el menor esmero. El anuncio nos presenta las reacciones de los niños: caras de desagrado, gestos de negación, “no me gusta”, “no lo quiero”, muchas caras de asco… Y de pronto la música se vuelve más alegre y se ofrece a los alumnos un postre azucarado en envases de diseños de colores atractivos, con un importante contenido en soja que sirve de anzuelo para dar a entender que esos postres azucarados son otra forma de consumir los mismos nutrientes que los niños rechazaban en los platos de verdura iniciales.

Una sociedad que tiene en la obesidad infantil un grave problema sanitario debería estar alerta ante intentos comerciales de transmitir a los niños la idea de que los platos de verdura saben mal y de transmitir a los padres la idea de que los postres azucarados son una buena alternativa. Esto ha de ser prioritario a cualquier cantidad de dinero que pueda ganar la empresa con sus engaños. Describiendo cómo les saben las verduras -muy mal preparadas, claro- a esos niños, el anuncio en realidad prescribe a los que lo vean cómo les deben saber, confirmando en sus gustos a los que ya las rechazan e intentando convencer de que las rechacen a los que no muestran antipatía por ellas. Esta trampa entre descripción y prescripción es irritante cuando se refiere a qué tipo de ropa debemos vestir, pero es intolerable cuando afecta para mal a aspectos sanitarios de la infancia. Alguna autoridad debería intervenir. Anuncios semejantes informando de las ventajas del consumo de verduras, de las formas deliciosas que hay de cocinar vegetales y de los peligros que entrañan los productos industriales azucarados, deberían ser emitidos con la frecuencia y el horario de este anuncio. Y los debería pagar Sojasun.