12 septiembre 2016

DIEZ AÑOS EN EL INFIERNO


Supongamos que usted y sus amigos estropean sus reuniones con surrealistas debates sobre dilemas éticos en los que todo vale con tal de hacer unas risas acorralándose unos a otros (mis amigos y yo llamamos a este juego “Eticón”. En efecto, hay gente pa’tó). Por otra parte, supongamos que en anteriores reuniones de amigos llegaron, como llegamos, al acuerdo de que el mejor trabajo del universo es recorrer el mundo con todos los gastos (bien) pagados y después cobrar por hacer un programa de televisión, un informe a la ONU o cualquier cosa que sirva de coartada.

Pues bien, les propongo el tema de discusión para la próxima reunión: ¿Está bien poner tus estudios, tu preparación y tu vida laboral a disposición de Ana Rosa Quintana durante diez años trabajando como colaborador en el programa de Ana Rosa “El programa de Ana Rosa” para después llegar a tener tu propio programa de televisión sobre viajes? Si alguno de sus amigos tiene pocos escrúpulos morales y resuelve el dilema diciendo sin más que sí, que está bien y ya está, rehago la pregunta: ¿Compensa aguantar 10 años sumergido en el programa de Ana Rosa “El programa de Ana Rosa” para hacerte un currículum que después te permita recorrer el mundo haciendo un programa de la tele?

Màxim Huerta fue durante colaborador en el programa de Ana Rosa “El programa de Ana Rosa” desde 2005 hasta 2015. Eso le ha dado una proyección que le permite ahora tener el mejor trabajo del universo. Hoy por la noche, estrena en La 1 “Destinos de película”. Durante ocho entregas, recorrerá los escenarios más cinematográficos de ocho ciudades: Nueva York, París, Roma, Londres, Berlín, Marruecos, Venecia y Praga. Le sale a quince meses en el programa de Ana Rosa “El programa de Ana Rosa” por cada destino de película, aunque quizá el primer destino ya valga el doble. Poco antes de las doce de esta noche sale el vuelo para Nueva York. No sé ustedes, sus amigos o los míos, pero me temo que tras diez minutos en Manhattan mi reverso tenebroso estará dispuesto a firmar por diez años en el Infierno.