08 septiembre 2016

VULGAR SUSANNA GRISO


En esta nueva temporada, “Espejo público” (mañanas de Antena 3) es más espejo que nunca. El magacín está ahora más pulido y refleja mejor en qué mundo vivimos, qué pensamos, cómo somos. No solo ha conseguido la primera entrevista que, para celebrar su recién estrenada mayoría de edad, ha concedido Froilán Marichalar, sino que también ha ofrecido el debut como analista de la actualidad de Cayetano Martínez.

En “Espejo público” pudimos conocer estos días los profundos pensamientos de ese mozalbete que sería primero en la línea de sucesión al trono si no fuera porque en España consideramos que su madre no cumple ese requisito jurídico y político inexcusable que la capacitaría para ser hoy jefa de Estado de un país moderno y democrático: hacer pis de pie y no sentada. Además, ya oímos los primeros análisis sobre la actualidad de un caballero que aunque anda en caballo afirma ser “un ciudadano de a pie” y avisa de que no será diplomático sino “normal”.

Así, mirándonos en este espejo nos vemos reflejados en la entrevista a Su Excelencia Don Felipe Juan Froilán de Todos los Santos Marichalar Borbón, Grande de España y Caballero Divisero Hijodalgo del Ilustre Solar de Tejada; hijo primogénito de la infanta Elena Borbón, duquesa de Lugo, y de Jaime Marichalar, Caballero Divisero Hijodalgo del Ilustre Solar de Tejada; nieto de los reyes eméritos de España, Juan Carlos I y Sofía de Grecia; del VIII conde de Ripalda y de la Dama Divisera Hijadalgo del Ilustre Solar de Tejada; sobrino del rey de España Felipe VI y cuarto en la línea de sucesión al trono español. También nos vemos reflejados en los análisis “normales” y “de a pie” de Cayetano Luis Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, Grande de España, Duque de Arjona, Conde de Salvatierra; hijo de Cayetana de Alba, que resumiendo fue multiduquesa, polimarquesa, hipercondesa, ultravizcondesa, megasupercondesa-duquesa y extracondestablesa, y de Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, que también tuvo lo suyo pero no tanto.

Quien ahora desentona en tan bruñido espejo es la advenediza Susanna Griso, con sus plebeyos estudios, sus villanos méritos y su ordinaria carrera laboral.