23 junio 2009

PURA MAGIA

(Nota previa: este artículo no contiene spoilers).

A ver, lectores, hagamos el diagnóstico diferencial: ¿qué causa al mismo tiempo estupor, incremento de la tasa cardíaca, sudoración, tics nerviosos por todo el cuerpo y emisión de exclamaciones como "ah", "meca" o "no puede ser, esto ya es el colmo, viva la madre de los guionistas de esta puñetera serie"? ¿Sarcoidosis, neovasculitis proliferativa serosa transaracnoidea, síndrome de Kolinger-Wasserwolfe? No, sigan pensado, ¿no se dan cuenta? Todos los síntomas descritos al principio están producidos por los diez últimos minutos del capítulo final de la quinta temporada de "House", que se emite hoy por la noche en Cuatro.

Da la impresión de que "House" es una serie de televisión. Falso. "House" es un espectáculo de ilusionismo, y es imprescindible acercarse a él con las mismas ganas de divertirse y de dejarse fascinar con las que todos nos acercamos a una actuación de Jorge Blass o de Juan Tamariz. Es posible que durante las primeras temporadas las aventuras del doctor Gregory House tuvieran algo en común con "Mujeres desesperadas" o "Los Soprano". Pero a partir de la muerte de Amber al término de la T4 "House" ya sólo se parece a una actuación de David Copperfield: un montón de trampas rebuscadísimas y brillantemente disimuladas que producen efectos de ilusionismo prodigiosos siempre que el espectador acepte el juego y no ande por ahí intentando encontrar el truco.

Y el truco del final del capítulo de hoy, créanme, es el mejor de las cinco temporadas. Los seguidores que ya lo han visto me darán la razón. Es una ilusión tan grande, tan inverosímil, tan desquiciada, pero está tan bien contada, tan bien construida, tan bien interpretada, que es inevitable quedarse petrificado en el sofá y pedir que te acerquen el desfibrilador más cercano. Pura magia. Por eso no tiene nada que ver con la medicina. ¿Alguien sabe cúal es la fórmula más rápida de conseguir el primer capítulo de la sexta temporada en el formato que sea?

8 comentarios:

Erosè dijo...

¡¡No me hagáis estooo!! ¡Estoy atacada por la espera de ver este último capítulo y mañana tengo examen! Tengo racionamiento de House (uno por semana) y, la verdad, llegadas estas alturas la tensión se incrementa demasiado. Acepté el juego y estas son las consecuencias.

=)

(Nota: no me responsabilizo de los [malos] resultados de dicho examen, jajaja.)

30 dijo...

Padezco Housepatía Serosa Central. Necesito vicodina!

Pura magia, en efecto.

Erosè dijo...

¡¡DIIIIOOOOOSSSSSS!! ¡¡QUÉ TENSIÓN!

¿Acaba así? Nooo jooodddaassss

Davis dijo...

¿Cuál es el final?
Estaba viéndolo y me he perdido el final por divagar por Internet en los anuncios.

CasS dijo...

La verdad es que le vi hace tiempo y es verdad, es pura magia este doctor. Tengo tantas ganas o mas de ver la sexta temporada de Perdidos...

Lilith dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lilith dijo...

Ejem... voy a gritar:

VEO RELIGIOSAMENTE TODOS LOS PUÑETEROS CAPÍTULOS DE HOUSE EXCEPTO, CASUALMENTE, ÉSTE QUE HA MERECIDO UNA CRÍTICA DE UN GRAN CRÍTICO TITULADA, PUTAPRECISAMENTE, "PURA MAGIA".

¡¡ARGGHHHH!! Espero que seriesyonkis me asista, o tirar de la mula, porque si no voy a tener que mendigar una narración exhaustiva de alguien que consiga, con su discurso, hacer justicia al capítulo...

Lilith dijo...

YA LO VI :))))