27 junio 2009

MEIGOS, PERIODISTAS, SAPOS E BRUXAS

Si hay que hacer el chorras se hace, pero sabiendo que se está haciendo el chorras. Si TVE quiere rellenar un programa tonto como es “Esta mañana” (todos los días en La 1 tras “Saber vivir”) dedicando más de media hora a hablar de timos que lo haga, pero que avise de que se trata de timos y así nos reímos todos. Puede que a su presentadora, Inmaculada Galván, le resulte complicado distinguir entre uno de los contenidos intrascendentes y frívolos que habitualmente rellenan el programa y una estafa que debe ser denunciada y combatida, pero si no alcanza a tanto debería dejar de cobrar dinero de una cadena pública y ponerse al servicio de Fríker Jiménez, que no da abasto a decir sandeces y necesita ayuda.

En la mañana de San Juan a la señora Galván no se le ocurrió mejor manera de celebrar el solsticio de verano que invitar al plató a un meigo para que hiciera por el morro un publirreportaje de su negocio, y a una “adicta a los rituales” para que viéramos lo feliz que se puede ser haciendo estupideces y creyendo tonterías mientras te quitan el dinero.

El meigo nos enseñó a hacer un ritual delirante para encontrar trabajo (a él le funciona porque de hecho tiene un cómodo y rentable trabajo de timador libre de impuestos que goza de gran aceptación social). Eficacia garantizada: solicitas cuatro trabajos y uno te sale fijo (los cuatro no porque sería un problema tener que ir a cuatro sitios a la vez, decía el tío, todo un profesional, sin que se le escapara la risa). Lo mejor de todo fue ver aquellos contertulios periodistas que no dijeron ni pío, y eso que a ellos el meigo los mandó al paro: les regaló un amuleto para que en lo sucesivo sólo dieran buenas noticias (un saquito con unas piedras de playa, los estafadores siempre trabajan con materiales sin valor que venden a precio de oro). Pobres, no saben que un periodista que sólo puede dar buenas noticias está condenado al paro de por vida.