02 junio 2009

LIBERTAD DE INFORMACIÓN

Veo las noticias en la tele y me acuerdo de Hiparco de Nicea. Me pasa desde que empezó la campaña electoral. Es más o menos así: veo las noticias, o sea, ese conglomerado de sucesos y deportes al que estos días han añadido propaganda electoral, y me paso el resto del día pensando en el bueno de Hiparco. Pero el domingo aun más. Estaba viendo “Telediario. Segunda edición” en La 1 cuando, tras hablar de los mítines del PSOE y el PP, el presentador, David Cantero, largó lo siguiente: “En campaña dedicamos a cada partido el tiempo que marca la Junta Electoral, una obligación que limita la libertad de información según las principales asociaciones de prensa de España y el Consejo de Informativos de TVE”. Como para no acordarse de Hiparco.

Hiparco realizó en el siglo II a. C. el primer gran catálogo de estrellas según sus posiciones y brillo. Pero no se le ocurrió catalogarlas según su número de puntas, y eso que solemos pintarlas así, con puntas. El caso es que en los mítines del PSOE siempre hay focos que se ven como enormes estrellas de cuatro puntas formando un aspa de largos brazos. Mientras, en los mítines del PP no ocurre así y los focos parecen estrellas de ocho o seis puntas más bien cortas. Esto es algo que pasa en las noticias de todas las cadenas por igual porque todas nos ponen las imágenes que los partidos les facilitan (y, al parecer, manipulan descaradamente). Las cadenas ahorran una pasta porque les dan el trabajo hecho, los partidos controlan la imagen y contenidos que se ofrecen de sus actos, y todos tan contentos. Mientras, los espectadores no decimos ni pío sobre la libertad de información y otras grandes palabras como hace el Consejo de Informativos de TVE. Nosotros lo más que podemos hacer es mirar al cielo y, si la contaminación lumínica nos deja, intentar reconocer alguna de las 850 estrellas que catalogó el gran Hiparco. Todas preciosas. Todas sin puntas. Tal como llegan del espacio a nuestras retinas tras un largo viaje, pero sin manipular.

2 comentarios:

Amarok dijo...

Lo mejor que se puede hacer es ignorar lo que estos partidos nos cuenten (aunque a veces sirva para echarse unas risas), ya que siempre van a publicar informaciones sesgadas y manipuladas en favor de sus intereses.

Disfrutemos de la belleza del ya no tan misterioso cielo nocturno (como se nota que me gusta la astronomía).

PD: En 1989 la Agencia Espacial Europea lanzó al espacio un satélite con el nombre de Hipparcos. Con los datos obtenidos se publicó el Catálogo Tycho con información sobre más de 2,5 millones de estrellas.

Anónimo dijo...

"POR SUS PUNTAS LOS CONOCERÉIS"
Cuando se es tan "ROMO" es inevitable intentar aguzar, sino el INGENIO, sí la aureola de latón de la divinidad que pretenden. De ahí que todos los políticos, al des-uso, se queden en eso, en quincalleros de opereta de saldo, en marionetas que no disertan, ni declaman, ni hacen prudente ni elocuentemente ORATORIA. Se limitan a eso, a intentar sacar puntas, donde no quedan destellos ni grafito de INTELIGENCIA, con el "tajador" de su afilada IGNORANCIA. Como siempre demoledor e ilustrativo artículo. A mi tía Amparo, recién operada del corazón, le ha puesto "las pilas". Gracias. Que duréis así de sagaces.