18 junio 2009

AL INFIERNO

Una ventaja de la infamia que se cometió el martes en "Operación Triunfo" cuando Manu Galera y Noemí Guix se defecaron cogiditos de la mano encima del "Born to run" de Bruce Springsteen es que, supongo, acabaron para siempre con la Teoría del Diseño Inteligente. No es posible defender que el cosmos muestra una precisión tal que exige un agente inteligente deliberado para ser explicado y, al mismo tiempo, contemplar a dos chavales hacer una versión del temazo springsteeniano peor que la que ejecutaría una Hanna Montana pasada de Licor 43 que se comiera las mejores canciones de la historia del rock y las vomitase encima del hijo bastardo de Hello Kitty y Luis Fonsi. La Teoría del Diseño Inteligente es eso: una teoría. Lo sucedido en la última gala de OT es un hecho. No hay vuelta de hoja: dos chavalinos del concurso hicieron una coreografía con los compases del "Born to run". El cosmos no tiene sentido, propósito ni finalidad.

Me imagino que también la masacre musical del pasado martes fue la prueba crucial contra todos los mormones, testigos, amish, y demás pregoneros que andan vendiendo la idea de la inminencia del fin del mundo. Ni fin del mundo ni pollas. Si en el momento en el que los concursantes hicieron ridículos jueguecitos cursis de voces ñoñas cantando "tramps like us, baby, we were born to run" no se abrieron los cielos todos para dar paso a una mano divina que enviase siete, setenta, setenta mil plagas letales a cuantos tuvieron que ver con la blasfemia, entonces ya sabemos que la humanidad nunca será castigada, que podemos fornicar, entregarnos a la pereza y la idolatría, ir a ver el "Papitour" de Miguel Bosé teloneado por Bimba Bosé y los Cabriolets, sin temor a terminar pagando tales despropósitos en un jucio final, ni inicial ni de entretiempo.

Pero que los dioses no impartan justicia no implica que no podamos practicarla los humanos. Con el mando a distancia. Diseñado inteligentemente para causar el fin del mundo de algunos, para juzgar y mandar al infierno a tanto memo.


Se recuerda que si se deciden a dar al "play" será bajo su exclusiva responsabilidad.

10 comentarios:

30 dijo...

Dios mío, es horrible!! Es una versión tan mala que una versión peor no puede ser pensada!!

Pobre Hello Kitty... mira que tener un hijo con Luis Fonsi... qué vida tan perra!

Amarok dijo...

¡Pero qué malos eran, por favor!, vaya destrozo de canción. Parece que en "El Programa de Risto" es lo único que saben hacer: versiones horribles de canciones famosas. ¿Cómo es posible que después de tantos años (e incontables fracasos a la hora de crear nuevos artistas) siga emitiéndose este programa?

Señor Insustancial dijo...

Que no se diga que no estamos completamente compenetrados a la hora de elegir tema, querido Antonio:

http://mividainsustancial.blogspot.com/2009/06/ot-el-mal-esta-siendo-televisado.html

Creo que habría que buscar a los responsables y escolarizarlos...a todos...

Un abrazo grande.

Lilith dijo...

Pero a ver, blasfemias y sacrilegios aparte, y sin ánimo que quitarles gravedad... ¿éste programa no iba de gente que cantaba medio bien? Ya sospechaba yo que no era matemáticamente posible sacar 16 cantantes veinteañeros al año de una población de 40 millones de habitantes donde una tercera parte son menores y la mitad mayores de cuarenta.

Erosè dijo...

No hay improperio que les venga al pelo. Pero desde el primer programa, aunque se van luciendo cada año más. Yo pensaba que no se seguía emitiendo semejante barbaridad, porque no le encuentro ninguna finalidad clara.

Greg dijo...

En realidad el mando a distancia está igual de inteligentemente diseñado que el ser humano: carece de funciones elementarias tal y como producir descargas electricas al usuario cuando este aprieta ciertas teclas a ciertas horas tipo: tecla 5 después de comer, casi cualquier tecla por la mañana,...

Por supuesto, no os ofendáis: la descarga electrica no aspira a castigar/torturar al usuario sino a permitirle poner su cerebro en función reposo para que no vaya malgastando neuronas. :-P

Edu Galán dijo...

Acabo de ver el comentario definitivo:
"Si voy al museo del Prado con un spray y destrozo "Las Meninas", me detienen y soy el mayor sinvergüenza del país, ¿no?

Pues a estos lo mismo".

No añado ná.

PColubi dijo...

El momento de la mini coreografía da tanta vergüenza ajena que acaba resultando hipnótica. Y lo bueno es que van en serio! Si hubieran querido hacer una parodia a lo Flight of the Conchords no les habría salido tan bien... Lo siento, pero tengo que verlo otra vez...

voet dijo...

madredediós, que panzada de reir me eché el otro día leyendo el artículo en la nueva españa.

pero al grano: cierto es que existen delitos tan horribles que no están ni tipificados. digo yo que "born to run", del mismo modo que está sujeta a derechos de autor... ¿no tendrá una cláusula de calidad que impida interpretarla a pedos, eructos o por niñatos como estos?

Guti dijo...

Mmmmm...

No sé, no lo acabo de pillar del todo. No acabo de entender el escándalo este.

Ya sé lo del sacrilegio, y tal. Pero ¿de verdad es para tanto? ¿De verdad es tan "in" lamerle tanto el culo a Bruce Springsteen? ¿Es tan, tan, tan, tan, pero tan, tan bueno y tan intocable?

Sólo es un músico... Si vas al Prado con un spray y destrozas las meninas te empapelan porque ese cuadro sólo existe una vez, pero si vas al Prado y copias Las Meninas mal, o haces un dibujo tuyo inspirado en Las Meninas, por malo que seas, no pasa ná. Y Velázquez no es menos importante que Springsteen...

Me encanta el artículo, y el tema da pie para la hipérbole, y Risto (o nosequién que los puso verdes aquel día) lo hace por pose y por hacerse el interesante. Pero es que creo que mucha gente (no sólo de este hilo, sino por otros sitios) está hablando de esto en serio.

¿Vais en serio? Aclarádmelo, porfa.