06 junio 2009

FELICIDADES, ATTENBOROUGH


Viendo el minuto cuatro, todos quisiéramos ser David Attenborough

Estoy encantado: me han galardonado con el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2009. Y, qué diantres, no me voy a pecar de falsa modestia diciendo que no me lo merezco. Por supuesto que me lo merezco. Me lo merezco tanto como usted que está leyendo estas palabras sin darse cuenta de que debería alegrar esa cara: ¡también usted ha ganado el premio Príncipe de Asturias! Y, como usted y yo, han sido galardonados todos los televidentes de buena voluntad del mundo que alguna vez han quedado boquiabiertos viendo en la tele cualquiera de los documentales de David Attenborough. Plantas, insectos, aves, mamíferos, hojas, espinas, garras, plumas, picos… da igual: cualquier televidente que se tropieza con una sola de las imágenes de los documentales de Attenborough queda pasmado. Y cualquiera que escucha sus palabras desbordantes de sabiduría y entusiasmo mientras ve a Attenborough chapotear en el agua de una laguna, agacharse en el hielo del Ártico o caminar por la arena de una duna tiene la convicción de que ha equivocado su profesión porque si algo le hubiera gustado ser en la vida es ser David Attenborough.

Con este premio han premiado a todos los televidentes que creen que otra tele es posible porque de hecho ya existe y es estupenda. Han premiado a los que la vemos no porque hagamos un esfuerzo y nos obliguemos a ver aburrida televisión elitista y pamplinas por el estilo, han premiado a los que la vemos porque disfrutamos como verderones abriendo los ojos al mundo en el que vivimos y nos maravillamos de lo que alberga. Attenborough es un sabio entusiasta que se dedica a la divulgación y lo hace como nadie (con permiso de Carl Sagan, otro gigante). Así que este año el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales nos lo han dado a nosotros, al vulgo, a la gente vulgar que enciende la tele y ve programas de divulgación tan deslumbrantes como los que hace Sir David Attenborough, uno de los nuestros. ¡Felicidades!

4 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Daría el resto de mis vidas por reencarname una sola vez en él.
Prácticamente sólo veo documentales y películas. Un saludo

GOLDIE dijo...

David Attenborough, Desmond Morris y Eduard Punset: tres grandes científicos contemporáneos que han marcado mi forma de conocer y plantearme el mundo que nos rodea en diferentes etapas de mi vida; en mi infancia, Attenborough me hizo interesarme por el reino animal y natural con un cariño y respeto que todos los seres humanos deberíamos sentir; en mi adolescencia, Morris me descubrió la etología y antropología, mientras que hoy en día, Punset ha hecho que desarrolle un pensamiento más científico y crítico hacia cuestiones antes desconocidas para mi. Todos ellos hombres de CIENCIA contemporáneos que no se mencionan en las aulas...Alguien debería replantearse los planes de estudios actuales.

30 dijo...

Hace algunos años un amigo me descubrió a D. Attenborough, y aún hoy recuerdo encandilada algunos de sus documentales.

Un besazo para mi sabio amigo.

Erosè dijo...

Y yo que veía los documentales de pequeña, en casa de mi abuela. Me quedaba tonta, pensando: qué listo es ese señor. Ayer me enteré quién era. Y me alegro un montón de haberlo visto.