04 mayo 2010

EL DOCTOR Y LA MUERTE

Las series de televisión son como los cocodrilos: su única forma de vivir es avanzando, ya que en el momento en el que quedan parados mueren, -un momento, ¿son los cocodrilos o los tiburones? ¿o son las bicicletas?, ah, no, ya lo tengo: son las relaciones de pareja-. Este es el principal reto al que se enfrenta la ficción en televisión y según sepan resolverlo sus guionistas las series podrán durar dos temporadas, cinco o diez años enganchando al espectador, -me refiero a que podrán durar dos, cinco o diez temporadas auténticas, por más que la serie pueda continuar agonizando otros dos, cinco o diez años más-. "Frasier" duró ocho temporadas reales, por más que oficialmente la serie constara de once temporadas. "Prison break" sólo tuvo una tanda de 22 episodios, aunque se anden vendiendo por ahí cajas de DVD con cuatro temporadas. "House" dejó de ser "House" al término de su cuarto año, por más que se sigan emitiendo en la actualidad nuevos capítulos de "House" que algunos no reconocemos como "House".

Pero tanto "Frasier" como "Prison break" o "House" entendieron que los personajes tenían que ir evolucionando y las tramas debían complicarse en su tensión. "Doctor Mateo" no. El estreno de su tercera temporada nos ofreció otro capítulo encantador con su médico cascarrabias, su tía, el entrañable chigrero argentino y el corrillo de treintañeras lineales. Una serie parada. Parada a la orilla del mar, pero parada. Parada en un precioso pueblo de la costa, pero parada. Parada al sol, sentadita en un prado por el que no dejan de pasar amigos que reconocemos, pero parada. En televisión lo que te hace estar vivo es lo que te lleva iremediablemente hacia la muerte. En la vida, también. Y en la vida la única forma de no crecer es estar ya muerto. En la televisión, también. "Frasier", "Prison Break" y "House" se arriesgaron a morir, que es la única forma de estar vivo. Mateo, -seguramente debido a su carácter neurótico-, pretende seguir vivo negándose a avanzar hacia la muerte. Y es la muerte la que entonces avanza rapidísimamente hacia él.

2 comentarios:

Lilith dijo...

Vamo, que una buena serie de TV tiene un retrato que envejece por ella en algún recóndito nódulo del cerebro del espectador.

MONTSE dijo...

NO HAY BUENAS SERIES ACTUALMENTE EN TELEVISION!!!!