06 mayo 2010

OH, DIOS MÍO, QUIEREN MATAR A KENNY

Este es un comentario para frikis: en la última entrega de “Los Simpson”, estrenada esta semana en EEUU, Bart por primera vez no escribe un castigo en la pizarra de la escuela de Springfield en la que estudia 5º de Primaria. En realidad, en este capítulo de la temporada 21 la serie cambia por primera vez toda la cabecera, sustituyendo incluso su sintonía por el tema “Tik tok” de Kesha. Así que la más famosa escena de llegada a un sofá de la historia de la televisión cambia de arriba abajo para transformarse en un videoclip.

Este no es un comentario para frikis: en la penúltima entrega de “Los Simpson”, estrenada la semana pasada en EEUU, Bart por primera vez escribe un castigo en la pizarra con una frase de apoyo a “South Park”. “Estaríamos con vosotros si no estuviésemos tan asustados” es el mensaje que envía tras las amenazas de muerte de islamistas radicales que sufrió “South Park” por haber incluido en un capítulo un dibujo del indibujable Mahoma escondido tras un disfraz de oso que evitaba tener que dibujar al profeta de todos los creyentes en que Mahoma es el profeta de todos los creyentes.

Hace falta que se confirme que fue una coincidencia que el coche bomba colocado en la plaza de Times Square de Nueva York se aparcara justo enfrente de la sede de Viacom, la empresa propietaria de Comedy Central, el canal por el que se emite “South Park”. No hace ninguna falta que los dibujos animados se vean involucrados en este espantoso asunto, ni que el fanatismo haga que Stan y Kyle tengan que volver a decir “Oh Dios mío, han matado a Kenny... ¡hijos de puta!”. El artículo de hoy debería haber estado hecho sólo por comentarios para frikis, como que Cuatro emitió anteayer un capítulo de “House” dirigido por House, así que todo quedó en casa. “House”, “casa”… ¿ven cuánto mejor es hacer estúpidos juegos de palabras que hablar de bombas?