14 mayo 2010

HAMBURGO



Asustan las imágenes de Manolo Lamas usando como un objeto a un mendigo para hacer la gracia final de su información para Cuatro. Asustan como asusta una llamada en mitad de la noche que te informa de una desgracia en tu familia o una bofetada inesperada, completamente llegada de la nada, que cruza la cara de un niño y lo impulsa dos metros contra la pared. Asustan por lo que tienen de miseria en estado puro, de vileza súbita y densa, de mal sin adjetivos que lo maticen. Aunque todo el mundo está hablando de ello a lo mejor ustedes no saben a qué me refiero: cubría Manolo Lamas desde Alemania los momentos previos al Atlético de Madrid - Fulham. Charlando con los presentadores en el estudio comentó que tenía preparado un detalle final gracias al que España iba a demostrar a toda la audiencia que era generosa y dirigió la atención de su charla hacia un mendigo que se encontraba sentado en el suelo cerca de él. De pronto apareció una horda de aficionados del equipo madrileño que comenzaron a lanzar monedas, móviles, tarjetas de crédito, bufandas colchoneras al plato con el que el mendigo pedía limosna. Y Lamas jaleando la humillación, diciendo idiotez tras idiotez: "A ver cómo los atléticos le echan pasta al amigo", "que este hombre sea feliz, joder", "por lo menos va a tener el hombre para ver el partido tranquilito y caliente".

Las imágenes andan por Youtube. Son 59 segundos que deberían incluirse entre los contenidos obligatorios de "Educación para la Ciudadanía", que deberían adjuntarse en un DVD a partir de ahora en cualquier libro sobre humanismo, filosofía moral o valores prosociales de una sociedad democrática. Y no estaría mal que se incluyera también una vieja y desconocidísima canción de Phil Ochs sobre los mendigos titulada "Hunger and cold": "Hay veneno en la mierda de licor barato que bebo, hay veneno en los viejos cubos de basura que revuelvo, pero el peor veneno de todos está en tu cabeza cuando me miras y olvidas que soy una persona".

6 comentarios:

david dijo...

Completamente espantoso. Lo vi ayer en youtube, y del minuto que dura, sólo vi la mitad. El resto podía imaginarlo, sin desperdicio de las disculpas del dia siguiente: "solo queríamos sacarle una sonrisa..."

Manolo Lama no consiguió que el mendigo riera su altruismo y su altura periodística. Mas bien al contrario, el buen hombre le dio una lección que no olvidará sin abrir siquiera la boca..

Max Estrella dijo...

"Tanto gilipollas y tan pocas balas", que razón tenía Ford Farlaine...

Elena dijo...

Habría que exterminar a gente como ese cabronazo...pero luego te llaman Nazi.

Diógenes (a.k.a.) PUNKSNOTDEAD dijo...

No se habla de otra cosa. Un realizador avispao hubiese pinchao a plató y no hubiésemos tenido que observar tal disparate. Aunque, por otro lado, está bien que se vea de vez en cuando la mezquindad e hipocresía de la televisión y los rumiantes que la pueblan. Lo de este tío es de traca.Es algo toda la información deportiva. Encima se disculpa a medias. Parece que no se ha arrepentido mucho de la estupidez que ha cometido. Pedir perdón rollo PP está muy de moda. Pero qué se puede esperar de periolistos de pincho y caña...

Álvaro dijo...

Vaya hijo de la gran puta este elemento, no hay por dónde cogerlo.

Blindado dijo...

No hay que olvidar a ese coro de mequetrefes, hinchas del Atlético de Madrid, que completan la escenita y que están muy lejos de representar a nadie.