05 octubre 2010

INDUCTIVISTA A LA DERIVA (a.k.a. A PESAR DE HUME v.2010)

En su crítica a la concepción clásica de causalidad, David Hume entendía que de la observación continuada de una asociación entre fenómenos no se puede concluir que tales fenómenos deban ir necesariamente juntos. Una gallina ve cómo cada día de su vida el granjero entra para recoger sus huevos; hasta que un día el granjero entra para cortarle el pescuezo. Sólo por observar que cada amanecer el sol sale por levante no podemos asegurar con plena certeza que mañana no saldrá por poniente. Todos y cada uno de los domingos de mi vida La 2 ha dedicado su programación vespertina a los deportes minoritarios. Liga TRP de balonmano sobre hierba. Vela: rondas clasificatorias para el Gran Premio Jean Nillion sub-33. Final de la Copa Extremadura de Esgrima Full Contact. Hasta anteayer. El granjero entró para cortarme el pescuezo. El sol salió por poniente. Puse La 2 a eso de las 4 de la tarde y vi un mono subido a la copa de un árbol.

Como el ámbito semántico de la palabra "copa" también abarca el mundo del deporte no me sobresalté inicialmente, pero la ausencia de María Escario comentando la ejecución del mono sobre las ramas más quebradizas apretó el botón del pánico. Comprobé en el calendario el día de autos. Domingo. Se lo pregunté a mis compañeros de sofá. Domingo. Miré la fecha en la cabecera de la prensa del día. Domingo 3 de octubre. El día de la bestia. Comencé a hiperventilar, que es algo que siempre queda bien cuando se nos derrumba alguna de las pocas certezas que tenemos en la vida, y de nada sirvió que un buen amigo interrumpiera sus intensas libaciones de mi güisqui para informarme de que con esto de la tedeté todas las retransmisiones deportivas de TVE se habían reagrupado en una cadena llamada TDP. Sólo Hume vino en mi apoyo y abracé su fe empirista como un naúfrago abraza un tablón que se lleva la corriente. Me declaré "inductivista a la deriva" y empecé a verle el lado bueno. El lado malo es que el sol salga por poniente mientras un granjero te corta el cuello, de acuerdo, pero también es destacable que si ya no hay programas deportivos los domingos en La 2 entonces cabe una posibilidad de que algún día deje de haber también programas religiosos en mi televisión pública.