16 octubre 2010

UN, DOS; UN, DOS; ZAPATERO, DIMISIÓN

Cuánto más fácil hubiera sido eso: hablar hoy del programa de telebasura italiano que se encontró con que dio un bocado más grande de lo que podía tragar. Sería más fácil porque lo ocurrido se las trae. Eso de que la madre de una chica de 15 años desaparecida reciba en casa a unos reporteros de uno de esos programas que vive de administrar la desgracia ajena midiendo los tiempos y dosificando las emociones, eso de que emitan en directo para que el reportaje gane intensidad y audiencia (todos sabemos cómo lo hacen: “¿Cómo se siente usted?”, “¿cree que su hija está viva?”, “¿qué le diría si pudiera oírla?”, si estuviera siendo retenida, ¿qué le diría a sus secuestradores?”), eso de que justo en ese momento la señora reciba una llamada y le digan ante las cámaras que su hija fue violada y asesinada por un tío suyo que acaba de confesar; eso es demasiado bocado incluso para la telebasura más abyecta. Así que nos podíamos poner en la fila de los que claman al cielo y declarar “mira que lo dije”, “a dónde vamos a llegar” y cosas así.

Pero es que lo del desfile del puente del Pilar está trayendo cola y merece un comentario. A ver, no sólo se trata de que la tele muestre el desfile que hay cada año en esas fechas y nos dé las cifras, es que si quiere ofrecer una información completa debe mostrar los abucheos y críticas que se producen por la crisis con el mismo nivel de detalle. Pero no lo hace: los grupos ecologistas critican el desfile de turismos por las carreteras con motivo del puente del Pilar (y cualquier otro puente) porque la crisis medioambiental se agrava con esta conducta consumista e irresponsable. Y no salen en los informativos como lo hace la Operación Salida. Pues muy mal. Otra cosa es si cambiamos de desfile y nos fijamos en la contradicción en sus términos que supone una exhibición militar ahorradora, como la que organizó Zapatero el otro día. Por algo le abucheó aquel grupo de ecologistas tan bien vestido que casualmente pasaba por allí.

1 comentario:

david dijo...

Yo también creo que abucheaban a ZP por la contaminación, por los nuevos y eficaces carros de combate o por el desfile mismo, pero no estoy seguro del todo porque siempre nos perdemos lo mejor.

Unos toreros van al Ministerio de interior para pedir que la fiesta nacional pase a Cultura. Hay fotos, apretones de manos, esperanzas y voluntad de diálogo. Pero cuando van a hablar, ¡Zas! entran a una habitación y se echa la cortina.
Tal vez hubiésemos sabido las razones de uno o de otro para abuchear o para promocionar los toros.

Anglada dice que ZP realmente quiere una republica islámica. Tal vez si le preguntase...